15 de abril de 2013

Codornices en escabeche

Al fin he sacado un poco de tiempo, paz y tranquilidad para poder sentarme delante del ordenador y escribir esta receta por que... ¡vaya semanita hemos tenido!
Todo empezó con unas pequeñas gotitas que caían desde el altillo que tenemos en nuestro baño. Al principio (hace unos meses) eran sutiles, solo las veíamos de vez en cuando y pensamos que el canalón del tejado estaba mal puesto y cuando llovía el agua se colaba por la bajada de las tuberías hasta nuestro piso (no somos los últimos, pero no encontrábamos otra explicación). 
Arreglaron el tejado y en semana santa volvimos a las andadas, pero esta vez las gotas ya no eran tan sutiles y tuvimos que pasar esos días con un cubo para recoger el agua que caía. Hablamos con la casera y decidimos que, ya que teníamos que abrir para mirar por donde narices se estaba colando el agua, nos iba a cambiar la bañera por un plato de ducha, nos cambiaba el termo de sitio y nos lo dejaba todo precioso y nuevecito...

Al principio hace ilusión ¡baño nuevo! te imaginas la comodidad de tu nueva ducha, lo bonito que quedará todo y el armario nuevo que podrás llenar de cachivaches, hasta que llegas a tu casa el lunes y te encuentras esto (en el techo había otro agujero que no se ve...):
Y ahí la felicidad se transforma en histerismo por que te das cuenta del lío en el que te has metido, que te has quedado sin bañera, sin agua caliente y toooda la casa va a estar llena de ese misterioso polvillo blanco que lo cubre todo siempre que haces alguna cosa en casa, desde colgar un cuadro a una reforma completa (¿os habéis dado cuenta de eso?) durante unos cuantos días. Al final los albañiles fueron buenos y no tardaron mucho en colocarnos el termo y la ducha. No sé si influyeron nuestras súplicas o dejar permanentemente a mi suegro en casa jaja (jo, ¡¡muchas gracias por las horas y horas pasadas en nuestro salón!!).
Pero lo mejor de todo es que encontraron el origen de nuestras goteras ¡una de las tuberías generales estaba rota! Menos mal que recogía las aguas de una zona que los vecinos de arriba no usaban mucho, sino la que se podía haber liado... Cuando me lo dijeron lo primero que hice fue imaginar mi baño nuevo llenito de agua por que la tubería había reventado :S

Así que os podéis imaginar como hemos pasado este fin de semana taaan primaveral ¿verdad? Solo os diré que acabé deslomada jajajaja.
Y ahora que ya me he desahogado un poco, vamos a por la receta de estas codornices en escabeche.

Cuando me lo propuso mi cocinillas pensaba que iba a ser complicadísimo, pero la verdad es que son muy fáciles y se preparan en un plis. Aunque para mi gusto les faltó un día de reposo ya que si te las comes en el mismo día en el que las preparas, el sabor del escabeche es mucho más suave. Eso sí, la salsita está de vicio jeje.

 Ingredientes (para 2 o 4 personas, según el tamaño de la codorniz)
  • 4 codornices pequeñas
  • 1 zanahoria
  • 2 cebollas tiernas medianas
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 cucharada sopera de pimienta negra en grano
  • 3 hojas de laurel
  • 1 cucharada pequeña de tomillo
  • 1 cucharada pequeña de romero
  • 2 vasos pequeños de aceite de oliva virgen extra
  • 3/4 de vaso pequeño de vinagre
  • 1/4 de vaso pequeño de vino de jerez
  • Sal
Preparación

Prepara y salpimienta las codornices. Si tienes cuerda y maña, puedes atarlas para que queden más bonitas. Nosotros nos habíamos quedado sin cuerda, así que las servimos un poco espatarradas jeje.

Corta en juliana las cebollas tiernas y los ajos y la zanahoria en láminas. Reserva.
En una sartén vierte los dos vasos de aceite y, cuando esté caliente, añade las codornices. Una vez que estén bien doradas, retíralas del fuego y reservalas en una fuente.
Vierte todo el aceite en una olla a fuego medio rascando un poco el fondo de la sartén si las codornices se han pegado un poco, ya que eso le dará más sabor al plato. Añade las cebollas tiernas, la zanahoria y los ajos. Rehógalos un par de minutos y, pasado este tiempo, añade el vinagre, las hojas de laurel, la pimienta, el tomillo y el romero. Remueve para que se mezcle todo y, por último, añade las codornices.
Déjalo cocer unos 15 minutos. Antes de retirarlo del fuego comprueba que todo esté bien cocido pinchándolas con un pincho o cuchillo.

Deja que se temple en el mismo caldo antes de servirlas. Como guarnición puedes preparar unas patatas fritas cortadas a dados y bien doraditas :).
Si tienes paciencia, puedes mantener las codornices hasta un par de días más en la misma salsa para que cojan mucho más sabor.

3 comentarios:

  1. Muy ricas, sin duda, y las patatas tienen una pinta estupenda! Un beso

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el escabeche ha sido todo un descubrimiento. Nunca lo había hecho antes pero me parece una muy buena forma de hacer que los alimentos se conserven por más tiempo y más en estos tiempos de crisis. Además se puede escabechar de todo, pescados, carnes verduras... Con tal de mantener 2 partes de aceite por 1 de vinagre ya se tiene un buen escabeche.

    ResponderEliminar
  3. HOla
    uf que susto y que destrozo , la verdad es que si os encontraron el problema es lo mejor que si no os podriaís tirar así meses.
    No soy mucho de perdines,pero los escabeches me encantan
    besitos

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...