28 de julio de 2013

Prueba de producto: Kit DIY Mil Hojas de Casa Aramendia

Cuando a través de BlogonBrands descubrí la oportunidad de poder probar este nuevo producto de Casa Aramendia no me lo pensé dos veces ¿un mil hojas y en formato hazlo tú mismo? ¡Eso hay que probarlo! Por suerte fuimos uno de los blogs seleccionados para probar en exclusiva el kit DIY Mil Hojas y recibimos esta bonita caja:
Sencilla, con el estilo craft y un toque vintage en las etiquetas que ahora está tan de moda (¡y que me encanta!) es la nueva imagen corporativa de Casa Aramendia. Además han aprovechado para lanzar una nueva web en la que pondrán a la venta este nuevo tipo de productos.

Desde hace un tiempo los kits Do It Yourself (DIY o hazlo tú mismo) están apareciendo en muchos sitios para realizar las cosas más diversas y parece que a la gente le gusta, así que este kit para preparar un mil hojas creo que es una idea genial. Lo puedes comprar tanto para darte un capricho como para regalárselo a alguien por que, de verdad, este mil hojas es apto para todos los públicos. Da igual que seas un cocinillas experimentado o no sepas freír ni un huevo, con este kit te aseguro que pasarás un rato de lo más entretenido y luego te comerás un postre delicioso. 
Bueno, corrijo, para gatos no está preparado, pero la bola peluda de la foto apareció de repente nada más abrir la caja, señal de que el hojaldre tenía que estar muy rico por que el señor es un sibarita jeje se vuelve loco con los bollos, pasteles, etc. siempre y cuando no sean industriales!!

Y lo mejor de este kit, además de lo rico que está, es que tardas muy poco en prepararlo. Puedes tardar como mucho una hora, incluyendo la media hora de reposo de la crema ¡si es que en preparar un bizcocho tardas más!

Antes de mostraros el interior de la caja, voy a explicaros un poquito quién está detrás de Casa Aramendia. Esta empresa fue fundada en Errenteria en octubre del año 2000, aunque sus orígenes se remontan a 1898 en el pueblo navarro de Sangüesa. Al principio la familia Aramendia se dedicaba principalmente a la cerería, pero si trabajas con paneles de abejas acabas teniendo miel, y comenzaron a pensar en cómo podían aprovecharla...

Con la llegada de la electricidad comenzaron a fabricar caramelos, llegando a tener siete representantes que viajaban por ferias, mercados y tiendas de la época y una producción bastante importante. A causa de la aparición y la gran competencia de las grandes industrias carameleras tuvieron que cerrar la fábrica, pero como seguían teniendo miel, decidieron abrir una confitería-pastelería. Pero el negocio no daba para todos (era una familia muy numerosa) y la mayoría de los Hermanos Aramendia tuvieron que emigrar y dedicarse a otro tipo de actividades. 

Uno de los hermanos se quedó en Donosti y su hijo, Javier Aramendia, decidió ser pastelero a los 18 años, empujado por los ratos que pasaba en el obrador de la familia durante la época de vacaciones escolares, convirtiéndose en la cuarta generación dedicada a la repostería. Y así nació Casa Aramendia en Errenteria.
  
El obrador original continúa abierto en la Calle Mayor de Sangüesa, regentada por sus tíos Juan Pedro Aramendia y Ana Landa, y ha abierto media docena de nuevas tiendas en la capital donostiarra.

Como veis, Casa Aramendia produce una repostería tradicional y, por lo poquito que hemos probado en casa, de calidad y deliciosa.

Vamos a por el interior de la caja.

Una vez que aparté al gato, había una hoja en la que aparecían los ingredientes y los pasos a seguir para realizar la crema en tres idiomas: euskera, español e inglés, además de los alérgenos, los datos de contacto y redes sociales. 

El primer paquete que te encuentras son las láminas de hojaldre ya preparadas para usar y un cartón para poder montarla y presentarla. Como veis, está todo pensadísimo para que no necesitéis nada extra.
Una vez retirado este primer paquetito nos encontramos con el resto de ingredientes: 150 gr. de azúcar, 40 gr. de almidón, 1/2 litro de leche, una rama de canela, dos tarrinas pequeñas de mantequilla y mermelada de melocotón. Lo único que tenemos que añadir nosotros son dos huevos que, por razones obvias debido al transporte, no los pueden incluir. También faltaba el azúcar glas que, aunque lo ponen en el listado de ingredientes, en mi caja no había.
Un detalle que me gustó mucho fue que el kit además incluía una manga pastelera desechable para rellenar tu mil hojas, por que no todo el mundo tiene en casa. Todo estaba muy bien empaquetado y colocado, pegado con cinta al fondo de la caja para que no se moviera nada y lo encontrara todo perfecto. Vamos, que se notaba por todas partes todo el cuidado y mimo que han puesto en montar este nuevo producto.

Pese a que no falta detalle, yo eché en falta un pequeño texto en el que explicaran como montar el mil hojas. Lo hice todo sin problemas, pero si nunca has preparado uno, y aunque sea obvio cómo va montado, unas mínimas instrucciones creo que estarían bien. Por ejemplo, yo después de leer las indicaciones y ver el vídeo con la desconstrucción del mil hojas (lo podéis ver al final de la entrada), no sabía qué tenía que hacer con la mantequilla y la mermelada... así que seguí mi intuición y, no sé si lo hice bien, pero añadí la mantequilla a la crema y la mermelada la puse por encima del hojaldre... Quedó delicioso, así que creo que no lo hice tan mal :).

Preparación

La preparación es de lo más sencilla.

Para hacer la crema, mezcla el almidón, el azúcar, los dos huevos y reserva. En un cazo, pon a calentar la leche con la rama de canela y, cuando empiece a hervir, retira la canela y vierte la mezcla anterior sin dejar de remover para que no se pegue (aquí yo también añadí la mantequilla). Deja que hierva unos cinco segundos más y retira del fuego. Extiende la crema sobre una bandeja y tápala con papel film una media hora para que repose y se temple.
Pasado ese tiempo, coloca la base del hojaldre sobre el cartón y rellena la manga pastelera con la crema. Cubre con una capa generosa de crema la base de hojaldre y pon encima la otra lámina de hojaldre. Con los dedos, aprieta un poco pero sin fuerza para que esta hoja de hojaldre se pegue bien a la crema.

Por último, puedes espolvorear azúcar glas, almendra molida, la mermelada, etc. ¡como más te guste! Yo espolvoreé un poco de azúcar glas y dejé la mermelada al lado para que cada uno se sirviera lo que quisiera. Es muy fácil ¿verdad?
Por si os ha quedado alguna duda aquí os dejo el vídeo en el que Casa Aramendia nos muestra cómo preparar su mil hojas a través de una deconstrucción ¡literal! ;) 


Estaba muy rica, y combinada con la mermelada de melocotón era espectacular. La crema quedó con una textura perfecta y un sabor que realmente nos sorprendió muchísimo ya que ¡sabía igual que la crema que encuentras en una pastelería! Puede parecer obvio, pero que de tu cocina salga una cosa tan rica, con tan poco esfuerzo y que parezca profesional, es un lujazo. La única pega a nivel personal es que para mi gusto el hojaldre estaba un pelín más tostado de la cuenta, pero nadie más opinó lo mismo jajaja así que os puedo decir que estaba fenomenal.
No sabemos cuál será su precio de venta, pero si saben mantener una buena relación de calidad-precio, es de las cosas para recomendar al 100%.
 

6 comentarios:

  1. Pues muy rico, como todo lo que haces tú, tiene buena pinta pero para una diabética como yo el pasteleo es un sufrimiento, de todas formas me gusta probarlo aunque sea la mitad de la mitad de una ración, otra cosa .. el mil hojas asi como te ha venido queda mejor crujiente y tostadito para el paladar... Enhorabuena se supone que muy rico.. ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues si da poco trabajo y con la pinta que tiene, habrá que conseguirlo.

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pinta increíble. Parece que el Kit está fenomenal.
    Un besito !!!

    ResponderEliminar
  4. Que curioso y original y si además esta bueno, pues genial. Te ha quedado con una pinta estupenda.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola
    pues no conocía esto, pero viendo como queda me encanta, que rico y que hambre me está entrando, que rico cuando nos mandan estas cositas para probar.
    besitos

    ResponderEliminar
  6. jajaja pero que espavilado tu minino, los míos también me hacen alguna de esas ^^
    Menuda pinta tiene ese hojaldre con crema...mmmmm!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...