4 de diciembre de 2010

De viaje por Peru

Esta semana ha sido bastante ajetreada y no he tenido mucho tiempo para ponerme a cocinar, en el trabajo he estado hasta arriba y el jueves tuvimos que esterilizar a nuestra gatita, por lo que todas mis energías se han ido en los nervios antes de la operación y después en darle todos los mimos que necesite, que la pobre ya lo debe estar pasando bastante mal con la "lámpara" que se ha encontrado de repente en la cabeza jaja.

A nosotros nos encanta viajar y, aunque no hemos estado en tantos países como me hubiera gustado (la economía no da para tanto jeje), ya hemos podido visitar unos cuantos... y se me ha ocurrido mostraros las recetas más típicas o las comidas  más curiosas que hemos probado por ahí . Para nosotros, que también nos encanta comer, la gastronomía del lugar al que vamos suele ser una de las primeras cosas que miramos y, personalmente, pienso que debería ser casi obligatorio probar la comida típica de cada lugar por que es una buena forma de conocer una cultura mucho mejor y descubrir nuevas cosas que luego puedes incorporar a tu cocina. 

En el 2007, por cuestiones de trabajo, tuve la oportunidad de  hacer una escapada de una semana a Perú. En los cinco días que me quedaron libres no dio tiempo a ver mucho por que es un país enorme y tiene muchiiiisimas cosas que ver, pero pudimos visitar Lima, Cusco, el Valle Sagrado, el Machu Picchu y, como no, degustar algunos de los platos que mis compañeros de trabajo me habían puesto en una lista como "imprescindibles" jaja.
La foto la hicimos tarde...

De lo primero que probamos fue el Suspiro limeño un postre rico rico basado en dulce de leche y merengue. Es muy contundente para tomarlo de postre y, aunque a mi me encanta el dulce, a mitad de copa me parecía ya demasiado dulce. Quizá el fallo nuestro fue que nos lo comimos de postre después de una buena comida, a lo mejor si no comes mucho o como merienda entre mejor...



Otra de las cosas que probamos, bueno, más bien se atrevió mi novio a pedirlo y luego me arrepentí yo de no haberlo hecho jeje, fue el Cuy, que aquí en más conocido como cobaya. Sí, estos animalitos tan tiernos y peludos siento deciros que ¡¡están riquísimos!! Nosotros probamos el Cuy Chactado que es de lo más sencillito, con ajo, aceite y limón  y su sabor se parece bastante al del conejo, pero un poco más suave. Aunque da un poco de grima como suelen presentarlo, al menos a nosotros nos lo pusieron con la forma del bicho entero, os recomiendo que lo probéis. 

También probamos las Papas a la Huancaína y el Ají de gallina, que desde entonces se han convertido en mis platos  favoritos cada vez que voy a algún restaurante peruano. El primero es un plato que tiene como base las patatas y están cubiertas por salsa deliciosa de ají amarillo, queso fresco, leche, aceitunas y más ingredientes que le dan un sabor riquísimo. Y el segundo es un plato muy completo (se podría decir que es un plato para no comer más, con todo lo que lleva!) con gallina, patatas, huevos, aceitunas, cebolla y una salsa también con ajíes bien completita.

De entre todos los restaurantes que estuvimos, el más curioso y  el que creo que no deberíais perderos es el llamado "La Rosa Náutica". Cuando fuimos nosotros estaba  clasificado como uno de los 50 mejores restaurantes del mundo y ya solo por verlo, merece la pena. Está situado en la costa del barrio de Miraflores y entras a él a través de una plataforma que se mete unos cuantos metros hacia el mar, la verdad es que es un sitio precioso. Ahí probamos el Ceviche, un plato a base de pescado, mariscos frescos y diversos aliños que lo presentaron de una forma muy original ya que estaba todo metido en una gran concha, al igual que la Corvina. De los segundos ya no me acuerdo... No estuvo mal, aunque a nosotros no nos gusta el cilantro (lo descubrimos en este restaurante) y todos los platos que pedimos lo llevaban, así que no disfrutamos mucho de la comida :(. 

Corvina
Ceviche

Además de la comida, no os podéis ir de Perú sin probar su cóctel más famoso el Pisco Sour, cuya base está hecha de aguardiente de uva, zumo de limón y otros acompañantes. Un aviso, aunque te lo sirven en muchos sitios al principio de la comida, está muy fresquito y entra como el agua, no os recomiendo que lo catéis con el estómago vacío por que se sube a la cabeza que da gusto jeje. Allí nos explicaron que la receta actual se creó en el Hotel Bolívar de la Plaza San Martín en Lima, pero imaginándonos sus precios al ver la entrada lo acabamos probando en otros sitios... A falta de foto de este sabroso cóctel os dejo un detalle de la cúpula que hay en la entrada del famoso hotel.

En Cusco fue donde realmente podría decir que probamos (bueno, más bien nos hinchamos jeje) el té de hojas de coca, por que aunque ya lo había tomado en Lima, había sido de los típicos sobrecitos comerciales con las hojas machacadas y sequísimas. La verdad es que tiene un sabor bastante curioso, como a hierba, y aunque no nos funcionó del todo por nos dio algún que otro mareillo, nos dijeron que era lo mejor para  evitar el mal de altura. Yo, me lo evitara o no, me tomé unos cuantos por si acaso jaja.

Estoy segura de que probamos muchas más cosas, pero mi memoria ya no da para más y la verdad es que no hicimos fotos a más comidas... Además, creo que ya he escrito las suficientes líneas como para daros, aunque sea un poquito, de hambre y las ganas de probar algunos de estos platos. Al menos es lo que me ha pasado a mi al recordarlos!! ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...