18 de diciembre de 2016

Albóndigas de bacalao - El Amigo Invisible del #asaltablogs

¡Buenos días! Ya hemos llegado al último asalto del año, pero este es tan especial y teníamos tantas ganas de perpetrarlo que lo hemos adelantado a este fin de semana jeje.


¿Y qué tiene de especial este asalta blogs de diciembre? Pues que hemos celebrado un amigo invisible entre los ladronzuelos más enganchados, robando a uno de nuestros compañeros mientras intentábamos adivinar quién entraba en nuestra cocina para robarnos a nosotros... ¡Y todo se desvela hoy, qué nervios!

Os podréis imaginar cómo han sido estos días de idas y venidas, miradas furtivas, cocinas desordenadas y mensajes escritos en cualquier lugar de la cueva para despistar... o no... jeje.


Mis víctimas han sido Manoli y Manuel, las dos personas que están detrás de las ricas recetas de Olor Andaluz. Ya conocía a este blog, así que sabía que me iba a costar decidir qué llevarme de su cocina... Durante las dos últimas semanas he entrado incontables veces, revolví todos sus armarios y cada día me iba decidida con una receta... hasta que miraba de reojo ¡y encontraba otra que me gustaba más!


Pasé de dulce a salado no sé cuantas veces y pese a que estaba decidida a hacer uno de sus ricos bizcochos (¡que tienen un montón!), de repente, en un rincón aparecieron estas albóndigas de bacalao que me encantaron. Además, comentaban que es una receta que no falta en las cocinas andaluzas durante la semana santa, así que me las llevé para probar algo de su tierra.

Y después de probarlas no me extraña que ellos las hagan varias veces al año. Son súper sencillas, están muy ricas y es otra manera de comer pescado, que al final siempre acabamos con lo mismo ¿verdad? Además, según el tamaño te sirven tanto de aperitivo como para arreglarte alguna comida acompañadas de una ensaladita. Y es que, como dices ellos, estas albóndigas van fenomenal hasta para llevárselas al trabajo o al campo ;).


Nosotros hemos mantenido la receta base aunque la hemos tuneado un poquito... Le hemos añadido unas semillas de amapola porque nos gusta el toque crujiente que le da y un poquito de miel, que nos encanta como queda con el bacalao y el azafrán. Por cierto ¡menudo color le da el azafrán!

Manoli y Manuel, ¡esperamos que os guste nuestra versión! Y muchas gracias por haber dejado la puerta de vuestra cocina abierta para que nos coláramos, nos ha encantado ;).


Y antes de pasar a por la receta... ¡felices fiestas a todos los asaltadores!

11 de diciembre de 2016

Bizcochitos con "Artic Ginger" de Teterum

Hoy me asomo para traeros una rica receta y una idea muy chula para regalar estas navidades, así que va a ser un post bien completito ;).


Antes de hablaros sobre la receta, quiero presentaros a Teterum, ya que ellos han sido los culpables de que haya preparado estos bizcochitos. Además, si sois amantes del té como yo, estoy segura de que me agradeceréis esta presentación ;).


Teterum es un portal español de venta de té, rooibos, infusiones, etc. gourmet en el que puedes realizar compras puntuales o suscribirte para recibir dos tés diferentes en tu casa cada mes ¿a que mola? Además, es una empresa social y apoya a aquellas personas que se encuentran en riesgo de exclusión laboral. Sus packs están elaborados artesanalmente y van firmados por personas con discapacidad física o intelectual en su actividad ocupacional. ¡¡Gracias a Carmen, que ha preparado el mío!! ¿Te va gustando más?


Yo hace más o menos un año que les conocí y me encanta tanto los tés e infusiones que he probado ¡y ya van unos cuantos! como su filosofía de empresa. Así que cuando me dieron la oportunidad de probar este nuevo pack "Relax box con té" de edición limitada no me lo pensé dos veces ¡lo quería todo para mi!

Tras ver su contenido, me ha parecido un regalo de lo más original. Tienes varias cosas, todas ellas encaminadas a crear un momento de relax, de esos para disfrutar en el sofá tapados con una mantita,  y encima a un precio asequible 12,99 € (bueno, a vosotros os puede costar un poquito menos si seguís leyendo...)


¿Y qué lleva el pack "Relax box con té"? Pues dentro de su caja, que es totalmente reutilizable ya que varios de los elementos se extraen de la propia caja, incluye: una infusión, un té verde, dos aromatizadores naturales de pétalos de rosa y semillas de lino, un paso a paso para preparar un buen té con indicaciones de tiempos y temperaturas, dos recetas de té, una recomendación de 5 libros ideales para leer disfrutando del té, un punto de libro, un QR-code con recomendaciones de música relajante, tres juegos relax, un cartel de “no molestar”, un posa vasos y dos conos de incienso que huelen de maravilla. Completita ¿verdad?


Así que si te ha gustado y estás pensando regalársela a alguien o a ti mismo... por qué no, que todos nos merecemos disfrutar de un ratito de relax ;) ¡corre a la tienda de Teterum porque es una edición limitada solo para estas Navidades! Pero no olvides llevarte este código: ALTA5 ya que con él tendrás un 5% de descuento.


Y yo, además de disfrutar de mi momento de relax, me llevé la infusión ecológica "Artic Ginger" a la cocina, que también me relaja jeje, y me puse a preparar estos bizcochitos. 

Los ingredientes de esta infusión son tremendos: jengibre, lemongrass, regaliz, cáscara de limón, menta y 100% de cariño (un ingrediente que aparece en todos sus tés). Recomiendan que se tome frío, pero esa combinación de sabores sabía que iban a crear un bizcocho de lo más rico ¡y no me equivoqué! 


Como la mayoría de los bizcochos aromatizados con té, su sabor es sutil pero sorprendente, con un aroma fresco que mantiene un punto del picante del jengibre muy muy suave. Le añadí ralladura de limón para enfatizar los cítricos y creo que fue un gran acierto, al igual que los arándanos deshidratados para darle un toque que contrastara con el té, pero solos también están muy ricos.

Además, son muy sencillos y rápidos de preparar, por lo que los podrás hacer siempre que quieras un capricho para desayunar o merendar. 


3 de diciembre de 2016

¡Ya llegó mi AIG 2016!

¡Sí, qué ilusión! Hace unos días que ya tengo en mis manos los regalos de mi AIG pero no he podido ponerme delante del ordenador hasta hoy ¡con las ganas que tenía de enseñároslo!


Este año tuve más suerte que el pasado (todavía recuerdo la odisea que pasé con el de Mar jajaja) y recibí el paquete al primer intento. Bueno, más bien lo recibió mi vecino, que el mensajero sin avisarme ni nada se lo dejó a él... y menos mal que no conocía el contenido, sino estoy segura de que se lo habría quedado para él ;) jajaja.

Después de agradecerle mil veces que recogiera el paquete, corrí hasta el salón y lo dejé encima de la mesa como si fuera un trofeo. Nos quedamos todos (gatos incluidos) contemplándolo unos segundos ¡ya estaba aquí mi AIG! Cuando conseguí quitar a los gatos de encima de la caja, me fui directa a la etiqueta y vi que ponía algo en francés... ¡Cocinillas, que viene desde Francia! ¿Seguro? Sí, sí, ahí pone algo en francés... (soy un hacha como detective ¿eh? jajaja) Ooooh, es una caja muy muy viajera ¡qué nervios! ¿de quién será? Y al abrirla nos encontramos con esto...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...