jueves, 30 de octubre de 2014

A mi AIG 2014...


¡Hola mi querid@ AIG!

Jo tengo que comenzar esta carta pidiéndote mil disculpas por que ¡se me pasó por completo escribir antes esta entrada! Fue una de las que empecé y sin darme cuenta se me quedó entre los borradores hasta hoy... Y ya sé que es un poco tarde pero, por si acaso eres como yo, de las que aprovechan el fin de semana para ir de compras y todavía necesitas inspiración, no quería quedarme sin escribirte alguna cosita...

La verdad es que mis gustos no han variado desde los años anteriores jeje. Por suerte (o por desgracia para mis michelines) sigo adorando el chocolate y todo lo que tenga que ver con la repostería ¡me chifla! No tengo alergias ni intolerancias y lo único que podría decir que no me gusta son las lentejas, los callos y algún que otro plato por el estilo...

Fuera de la cocina, pues tengo pasión por los dos bichos peludos que tengo en casa y, por si alguien lo ha pensado, no me refiero al cocinillas, si no a mis dos gatos jejeje. Me encanta viajar y las manualidades, la costura, hacer punto, etc. La verdad es que me encanta probar cosas nuevas y la mayoría de veces las acabo convirtiendo en aficiones, una mala costumbre por que al final me faltan horas todos los días jaja.
Diseño creado por Freepik y adaptado por Delia Carballo
Si queréis conocer un poquito más de qué va esto del Amigo Invisible Gastronómico y apuntaros el próximo año, podéis visitar el blog de Jess, Decogalletas, que un año más se ha atrevido a organizarlo ¡Muchas gracias Jess!

domingo, 26 de octubre de 2014

Croquetas de gorgonzola con nueces y manzana - Reto #elasaltablogs

¡Buenos días! Hoy es el último domingo de octubre (¡qué rápido ha pasado este mes!) y como viene siendo costumbre desde que me uní a la banda de El Asalta blogs, vengo a mostraros el delicioso resultado del robo que hemos realizado.
Durante todo este mes han sido nada más y nada menos que cuatro las víctimas que han aguantado nuestras entradas y salidas de su cocina El Mito del Sofrito. Lourdes, María, Elena y Marisa, han tenido que soportar nuestros cotilleos, cuchicheos y el registro de todo lo que tuvieran por ahí para llevarnos sin piedad lo que más nos gustase de su cocina.

¿Y qué hemos elegido nosotros? Pues después de darles muchas vueltas por que tienen un montón de recetas ricas y originales, nos decidimos por una que nos llamó mucho la atención: las croquetas de gorngonzola con nueces y manzana. Habíamos probado alguna vez una combinación parecida, pero nunca se nos ocurrió preparar unas croquetas con todos estos ingredientes...
¡Y cómo me he arrepentido de no haberlas descubierto antes! Su elaboración es un poco entretenida, por que ya sabéis que preparar una croquetas requiere de tiempo y paciencia, pero una vez que las has preparado sabes que tienes para varias veces... Bueno, en teoría jejeje por que cuando están tan ricas ¡cuesta parar de comerlas!

Además, si sois amantes del queso como yo esta es vuestra croqueta perfecta. Tiene un sabor intenso a queso pero sin ser empalagoso que combina a la perfección con los trocitos de nuez o manzana dulce que te vas encontrando de vez en cuando... Ya os lo he avisado antes ¡son un vicio!
Respecto a la receta original nosotros hemos cambiado el tipo de gorgonzola, ya que ellas usaron el fuerte y picante (que también debe quedar delicioso) y nosotros nos decantamos por el más suave. Además también usamos una manzana más dulce, por que es la que más nos gusta en casa, y le añadimos un toque más crujiente al empanado con las semillas de amapola. Son una croquetas ideales tanto para un picoteo con los amigos como para una cena rápida.

Ha sido un placer entrar en vuestra cocina, conoceros un poquito más y preparar esta delicia que ha entrado directa en nuestra lista de favoritos ¡ays, esperamos que no os dé un yuyu cuando veáis nuestros cambios! Ya sabéis que no existe el robo perfecto jeje ;).

 Ingredientes
  • 150 gr. de queso gorgozola suave
  • 1 manzana royal gala
  • 8 nueces
  • 100 gr. de mantequilla + 1 cucharada pequeña
  • 100 gr. de harina
  • 350 ml. de leche
  • 1 cucharada sopera de azúcar moreno
  • Sal y pimienta
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • 3 cucharadas sopersa de semillas de amapola
  • Aceite de oliva
 Preparación

Pela las nueces y trocéalas en trozos más o menos grandes según te guste. Reserva.
Lava, pela y corta la manzana en dados pequeños y reserva.

En una sartén a fuego medio-bajo pon una cucharada pequeña de mantequilla y, una vez que esté derretida, añade la manzana troceada. Saltéala unos minutos y añade una cucharada sopera de azúcar moreno. 
Remueve para que no se pegue y, cuando la manzana tenga un tono dorado y esté blanda, retírala del fuego y reserva.

El siguiente paso es preparar la bechamel de las croquetas. 

Pon un cazo a fuego bajo y derrite los 100 gr. de mantequilla. Añade la harina y, sin dejar de remover con una cuchara de palo, vierte la leche poco a poco. Una vez que hayas incorporado toda la leche, sigue removiendo hasta conseguir una masa espesa y que no sepa a harina cruda. 
Salpimienta, pero no añadas mucha sal ya que el queso tiene un sabor fuerte y te podrían quedar unas croquetas saladas. Siempre puedes rectificar al final si están sosas.

Añade el queso troceado y sigue removiendo a fuego bajo hasta que se deshaga.

Una vez que el queso se haya deshecho por completo, añade la manzana, remueve...
 Y continua con las nueces.
Remueve un par de minutos más para que se mezclen bien todos los ingredientes y retira el cazo del fuego. Rectifica de sal si hiciera falta.

Extiende la masa sobre una fuente o plato grande y deja que se enfríe. Una vez que la masa se haya enfriado, tápala con papel film y métela en la nevera como mínimo una hora, aunque si la puedes dejar reposar de un día para el otro mucho mejor.
Una vez que la masa ha reposado ya podemos comenzar a preparar las croquetas.

En un plato bate los huevos y en otro mezcla el pan rallado con las semillas de amapola. Con la ayuda de una cuchara coge un poco de masa según el tamaño que queráis para la croqueta, pásala por el pan rallado y dale una forma redondeada.
Pasa la croqueta por el huevo batido, dándole vueltas para que se cubra bien.
Y vuelve a pasar la croqueta por el pan rallado con las semillas de amapola. A nosotros nos quedó una masa un poco blanda, por lo que pasar la croqueta dos veces por el pan rallado como hicieron ellas nos fue fenomenal para que no se rompieran.

Para freírlas, os recomendamos que pongáis abundante aceite de oliva en un cazo y cuando esté bien caliente comencéis a freírlas por tandas. Al ser redondas y más altas que las típicas croquetas se fríen más rápido y de forma uniforme.

Ponlas sobre un papel un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y ¡listo!

domingo, 19 de octubre de 2014

Unas salchichas momia para Halloween

Ya quedan menos de quince días para que llegue la noche de Halloween y seguro que muchos de vosotros, si lo celebráis como nosotros, estaréis buscando algunas ideas para preparar ese día.
En casa, aunque no nos disfrazamos ni salimos a buscar caramelos (aunque os confieso que a mi me encantaría jaja) lo celebramos un poquito. Bueno, más bien lo celebra mi cocinillas con un maratón de pelis de miedo hasta las tantas y yo le acompaño a regañadientes... por que a mi... ¡no me gustan las películas de miedo! 
Así que os podéis imaginar la noche que paso... ays... menos mal que al día siguiente suele compensarme poniendo alguna comedia jeje (y si no lo pensaba hacer, aquí lo dejo caer, por si acaso.. jaja). Aún así intento que la noche se me haga un poco más amena preparando algo de comida divertida y un poco "guarripeich", que parece que los sustos pasan mejor jajaja.
Y buscando ideas me topé con las momias salchichas, que el año pasado inundaron todos los blogs y yo, por una cosa o por otra, no las pude preparar y me quedé con las ganas... Así que me dije, aunque puede que la gente ya esté harta de verlas ¡de este año no pasa! que luego intentas preparar estas cosas al cabo de los años y no te acuerdas ni de cómo se llamaban ;).

Me encanta la receta por que es divertida, súper sencilla ¡y riquísima! es como comerte unos perritos calientes con un pan un poco más rico jeje. Como a mi esta vez me sobró un poco de masa, aproveché para probar a hacer unos sencillos panecillos en forma de ataúdes que están riquísimos para dipear o untar cualquier paté, queso crema o incluso prepararos unos mini sándwiches.

 Ingredientes (para 2 personas)
  • 4 salchichas
  • 1 lámina de masa para empanadas
  • 1 huevo
  • Ketchup o mostaza para acompañar (y decorar)
 Preparación

Estira la masa para empanadas y, con la ayuda de un cuchillo, corta tiras de medio centímetro aproximadamente. Si no te quedan iguales, se rompen o lo que sea ¡no pasa nada! Recuerda que vamos a hacer unas "espeluznantes" momias y las vendas no las suelen llevar perfectas ;).


Pon a precalentar el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo.

Seca un poco las salchichas con una servilleta de papel para que la masa se pegue mejor y comienza a envolver cada la salchicha con las tiras de masa. No te olvides de dejar un espacio en la parte superior para ponerle luego unos ojos.


Pon papel de hornear sobre la bandeja para evitar se pegue la masa y coloca encima a tus momias. Bate un huevo y con la ayuda de un pincel pinta toda la masa.


Mételas en el horno unos 30 minutos, hasta que la masa esté hecha y tenga un tono dorado.

Con un poco de mostaza o ketchup puedes dibujarle unos ojos y todos los adornos que quieras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...