lunes, 20 de abril de 2015

Pasta con salsa de tomate y tofu - Receta vegetariana

Mi cocinillas nunca deja de sorprenderme... Pero empezaré desde el principio...

Yo tengo una amiga vegana, y cada vez que quedo con ella y me cuenta los beneficios de ese tipo de dieta os aseguro que me convence. Además, está estudiando nutrición, con lo que sabe llevar una dieta bastante equilibrada, te explica mil cosas sobre cada alimento y sé que, si me dejara en sus manos, lo haría fenomenal...

Pero luego pienso en que no comería las deliciosas hamburguesas, el jamón, el chorizo, el fuet... y sé que no podría hacerlo por que, simplemente, me encantan. O quizá sí que acabaría siendo vegetariana, pero tendría que incluir estas cuatro cosas en mi dieta, por que podría pasar más o menos sin el resto ¿cuela? jajaja (mi amiga se debe estar tirando ahora mismo de los pelos, vaya cuatro cosas he elegido...)


En fin, que de esas charlas alguna cosa retengo, me apunto ideas de productos que quiero probar, algunos caen pero otros, con el día a día, se me pasan o van quedando para cuando tenga tiempo, como el tofu... Hasta que aparece el cocinillas en escena, que alguna que otra vez se ha tragado las charlas con mi amiga o mis venadas sobre querer hacer una semana libre de carne por que Jamie Oliver lo comentó un día por Facebook ¡con recetas incluidas! jajaja.
 
Así que cuando este fin de semana fuimos a comprar, comenzamos a cotillear estantes a ver qué encontrábamos y entre ellos apareció el paquetito del tofu firme. Yo lo vi, miré al cocinillas de reojo y me callé, por que ya sabéis que sin receta no me atrevo a probar estas cosas, pero mi cocinillas me dijo "cógelo" y yo, con los ojos como platos, "¿el qué? ¿el tofu? ¿y cómo lo preparamos?" y terminó con la frase que, sin saber por qué, siempre me convence "algo se me ocurrirá".


¡Y menuda ocurrencia! Me dejó alucinada con el sabor de este plato. Es verdad que el tofu no sabe a nada, pero le da una textura diferente al plato y hace que salgas un poco de la rutina de pasta con carne o pasta con verduras. Y supo utilizar una buena combinación de sabores para que acabara sabiendo a gloria. Añadió un toque dulce con la salsa de tomate frito de La Sirena que nos quedaba (menos mal que aquí combina bien, por que se pasa un poco con el dulzor...) y un condimento italiano que nos trajimos de nuestro viaje por Italia que, siento deciros, no sé exactamente que lleva por que perdí la etiqueta... Huele a tomate seco, ajo, orégano y un par de hierbas más.


Os podéis imaginar lo rico que estaba, ¿verdad? Y lo mejor de todo es que este plato no se tarda nada en hacer. Así que, tras comerlo, hemos decidido que vamos a incorporar el tofu a nuestra dieta para comerlo de vez en cuando y ya tenemos un par de recetas más en mente. ¡Y a mi ya me queda menos para convencer al cocinillas de una semana sin carne! :P jaja.

 Ingredientes (para 4 - 5 personas)
  • 300 gr. de pasta de verduras
  • 400 gr. de tofu firme
  • 1 bote de salsa de tomate frito con aceite de oliva La Sirena
  • 140 gr. de guisantes en conserva (1 lata pequeña)
  • 1 cucharada pequeña de condimento italiano
  • Un puñado de sésamo
  • 30 gr. de margarina vegetal
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta blanca
 Preparación

En un cazo u olla pon a calentar agua con un poco de sal  y, cuando empiece a hervir, añade la pasta. El tiempo de cocción será según el tipo de pasta que estés cocinando, así que te recomendamos que sigas las instrucciones del paquete. Una vez cocida la pasta, escúrrela y reserva.

Coge el tofu, escurre el exceso de líquido y sécalo un poco con un papel de cocinar. Córtalo en trozos más o menos grandes según te guste.


Pon un buen chorro de aceite de oliva en una sartén, espera a que se caliente y fríe durante 3 - 4 minutos el tofu con una pizca de pimienta blanca.


Pasado este tiempo, añade el bote de salsa de tomate, el condimento italiano y el sésamo...


Y continuamos añadiendo los guisantes bien escurridos. Remueve para que todo se mezcle bien y deja que cueza unos cinco minutos. Añade la margarina y remueve hasta que se deshaga. 


Por último, añade la pasta, remueve y déjalo cocer cinco minutos más.


Puedes añadir un chorrito de aceite de oliva antes de servir.

lunes, 13 de abril de 2015

Quiche de bacalao, peras y queso curado de oveja con la mejor masa quebrada de Jamie Oliver

Seguro que al leer el título de la entrada muchos habréis pensado "¡Hala! Ya vuelve a exagerar una receta de su queridísimo Jamie Oliver..." ¡pues no!
 

Aunque, después de probarla, bien podría haberle puesto este título... Pero no, esta vez no ha sido culpa mía la exageración del nombre, si no del propio Jamie. Y es que, como este chico se puede permitir todo lo que quiera y no tiene abuela, en su libro "En casa con Jamie" le dio por titular la receta "La mejor masa quebrada salada" y con ese nombre ¡quien se puede resistir a probarla!


Así que volví a revivir mi amor-odio por la masa quebrada... Y es que a mi, que me encanta amasar, me sigue costando preparar esta masa. Me acaba más o menos saliendo, pero no le cojo el punto y siempre acabo dejándola reposar en la nevera con la misma cara de pocos amigos.

Por eso, cuando vi esta receta, me lancé a por ella sin pensarlo dos veces... y el resultado fue más o menos el mismo. Incluso me quedó más quebradiza que las otras veces y no sé si fue por la manteca, por que ésta estaba fría, por que amasé de menos o de más, o por que intenté seguir la receta y comencé la masa con la KitcheAid... Pero me fue imposible estirarla con el rodillo y acabé estirándola directamente sobre el molde.


Aún así su sabor es riquísimo y por ello tiene el título bien merecido... Aunque al principio, como no estamos habituados a cocinar con manteca, el primer bocado a la masa nos supo a polvorón jajaja en fin, cosas de la falta de costumbre a ciertos sabores...

Y sobre el sabor de toda la quiche, nos ha encantado, sobre todo reposada de un día para otro. Comenzamos pensando en el bacalao a tacos que nos envió La Sirena, que está delicioso y además viene muy bien preparado para este tipo de recetas, y poco a poco añadimos el resto de ingredientes hasta dar con una combinación de sabores muy rica. La pera le da un toque dulce muy suave así que añadimos un queso curado de oveja para contrarrestarlo y que no quedara muy empalagosa.

Son de esos platos que sabes que repetirás, por que están riquísimos. Y yo tengo la excusa de seguir practicando la masa quebrada para acabar queriéndola con todo mi corazón ;).

 Ingredientes para la masa quebrada
  • 250 gr. de harina + un poco más para espolvorear
  • 100 gr. de manteca de cerdo
  • 25 gr. de queso curado de oveja
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas soperas de leche semidesnatada
  • 1 pizca de sal
 Ingredientes para el relleno
  • 350gr. de tacos de bacalao al punto de sal de La Sirena
  • 2 peras conferencia medianas
  • 1 cebolla morada
  • 4 tomatitos cherry
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • 1/2 vaso pequeño de brandy
  • 100 gr. de queso curado de oveja
  • 250 ml de nata
  • 150 ml. de leche
  • 1 huevo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
 Preparación

El día antes pon a descongelar los tacos de bacalao de La Sirena sobre una rejilla para que los jugos de la descongelación se queden aparte y métela en el frigorífico hasta que lo vayas a usar.


Comenzamos preparando la masa quebrada.

En un bol añade la harina, la manteca, el queso rallado y una pizca de sal y comienza a mezclar poco a poco con los dedos, sin llegar a amasar, hasta conseguir una masa que parezcan migas pequeñas.


Añade el huevo y la leche y mezcla suavemente hasta conseguir que la masa se una, pero nunca llegues a amasar. Haz una bola, enharínala y cúbrela con papel film. Deja que repose en el frigorífico como mínimo media hora.  


Mientras reposa la masa podemos continuar preparando el relleno.

Limpia bien los tacos de bacalao quitándoles la piel y córtalos en dados más pequeños. Lava, pela y corta a dados la pera, reservando 4 rodajas finas si quieres decorar con ella, y pica la cebolla.


En una sartén a fuego medio-fuerte añade un chorro de aceite y una cucharada de mantequilla y, cuando ésta se derrita, añade la cebolla. Póchala y añade la pera troceada.


Dale unas vueltas para que se mezcle con la cebolla y la mantequilla, añade medio vaso de brandy y flambea. 


Una vez que termine el flambeado, deja que se haga unos minutos para que reduzca un poco la salsa. Si no quieres flambear, simplemente tendrás que dejarlo un poco más al fuego para que el alcohol se evapore. 

Añade el bacalao, remueve y deja que se haga unos tres de minutos. Retira del fuego y reserva.


Cuando la masa haya reposado lo suficiente, pon a precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Engrasa el molde donde vayas a preparar la quiche con un poco de mantequilla o aceite, esto ayudará a que la masa se despegue mejor a la hora de servir.
Saca la masa que guardaste en el frigorífico y, sin amasar, cubre el molde con ella. Puedes estirarla previamente con la ayuda de un rodillo sobre una superficie enharinada o estirarla directamente sobre el molde, como hice yo. En ambos casos tienes que procurar que te quede el mismo grosor por todos los lados. 

Pincha la masa con la ayuda de un tenedor para que no se hinche y métela en el horno unos 15 - 20 minutos para que se cueza.


Con cuidado, y procurando no añadir la salsa, añade el relleno y cubre con él toda la superficie de la masa.


En un bol aparte, bate un huevo y mézclalo con la leche, la nata y el queso cortado a trozos pequeños o rallado, según te guste te guste. Vértelo sobre el relleno hasta llegar al borde de la masa.


Por último, puedes decorar la quiche con las rodajas de pera que habíamos reservado antes y cuatro tomatitos cherry cortados por la mitad.


Mételo en el horno hasta que veas que el relleno está cuajado y tiene un tono dorado, en nuestro caso fueron 55 minutos. Antes de servir puedes espolvorear un poco de perejil picado y añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra.


domingo, 5 de abril de 2015

Batido de fresa y plátano

¡Qué rápido se ha pasado esta semana santa! Bueno, sé que hay algunos suertudos a los que todavía os queda un día de fiesta, pero los de la menda ya han llegado a su fin :(.


Como no solemos viajar en semana santa, los días previos siempre pienso veinte mil planes para hacer durante estos cuatro días... Y al final me lío con cualquier cosa, se me pasan las horas que ni me entero (ojalá pasen igual de rápido mañana en el trabajo, ays) y no llego ni a un cuarto (o menos) de lo que se me había ocurrido ¿os pasa lo mismo a vosotros?

Así que mis planes para cocinar algunas cosas para el blog se han ido al traste... Sobre todo por que los dos primeros días me los he pasado con una especie de alergia repentina que me da de vez en cuando y con la que no paro de estornudar y moquear durante todo el día y, claro, no es plan de meterse en la cocina así ¿verdad? Y los dos días siguientes se han esfumado sin darme cuenta.


En fin, que habíamos comprado un montón de ingredientes que han acabado en el congelador para más adelante, pero el batido que os traemos hoy no nos lo podíamos perder por que ¡nos encanta! Os prometo que jamás pensé que le sacaría tanto partido a la batidora de vaso. 

Se la regalé a mi cocinillas por su cumple un poco a regañadientes, pensaba que iba a ser un trasto más pero cayó por que le hacía taaaanta ilusión... Y desde entonces no hemos parado de probar batidos de frutas para merendar ¡y me encanta!


Lo mejor de todo es que no requiere de mucho esfuerzo ni tiempo en la cocina, así que es ideal para esos días en los que no paras mucho por casa o te puede la pereza, pero te apetece un buen desayuno o merienda. Nosotros solemos hacer una jarra llena para tener batido durante toda la semana :).
 
Y no puede ser más sano por que solo lleva fruta, leche y un poquito de azúcar. Como siempre, lo podéis adaptar a vuestros gustos utilizando otro tipo de leche o zumo para aclararlo o la cantidad de azúcar, que siempre hay más o menos golosos ;). Si lo acompañáis de unas galletas ya tenéis la merienda completa.


 Ingredientes (para aprox. 1,5 litros de batido)
  • 500 gr. de fresas
  • 3 plátanos
  • 1/2 litro de leche semidesnatada
  • 3 cucharadas soperas de azúcar de caña sin refinar
 Preparación

La preparación en súper fácil.

Solo tenéis que lavar bien las fresas, quitarles las hojitas y meterlas en la batidora. Seguimos pelando los plátanos (intenta quitar todas las hebras), los cortamos en trozos y también los metemos en la batidora.

Le añadimos la leche y una cucharada de azúcar.

El resto del azúcar te recomiendo que lo añadas al final, cuando se haya triturado todo y lo pruebes, ya que según esté la fruta el batido sabrá más o menos dulce.

Si no tenéis batidora de vaso lo podéis preparar perfectamente con una batidora de brazo. Nosotros no lo colamos por que las pepitas de las fresas apenas se notan, pero si no te gustan lo puedes colar.

Guardar en el frigorífico hasta que lo vayáis a tomar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...