29 de abril de 2018

Alboronía - Reto #asaltablogs

¡Buenos días!

Ya estamos a un paso de comenzar mayo y, según nuestro refranero, después de un marzo ventoso y un abril lluvioso, disfrutaremos de un mayo florido y hermoso... Yo me conformo con que este tiempo tan loco se estabilice un poco, que cada vez que salgo de casa acabo llevando más capas que una cebolla, muchas veces para quitarme casi todas a los 5 minutos de salir de casa jajaja.


En fin, que me voy por las ramas, que yo he venido a mostraros mi botín para el asaltablogs, una deliciosa receta que le hemos robado a Elena, la víctima de este mes y quien está detrás del blog Los Deseos del Paladar. Un nombre muy sugerente ¿verdad? Pues igual de sugerentes son todas sus recetas, tiene platos muy variados y sabes que, prepares el que prepares, vas a disfrutar con cada uno de ellos.

Lo que más me gustó es que tiene una gran variedad de recetas tradicionales, de las de toda la vida, que siempre son sabrosas y muy sanas. Y como las últimas analíticas me han salido reguleras, decidí tirar por alguna con un montón de verduras... Una tarea nada fácil, sabréis de qué hablo si visitáis el índice de recetas de Elena ¡cómo se nota que le encantan las verduras!


Así que me puse a rebuscar en su cocina y encontré una que me llamó mucho la atención por su nombre: Alboronía. Es una receta Andalusí, y podríamos decir que fue el precursor de los típicos guisos de verduras que, según la región, conocemos hoy como pisto, xanfaina, tumbet, etc.

Pero lo me más me gustó fue descubrir que, un plato tan común hoy en día, era uno de los más importantes en su época pues se preparaba en bodas y grandes celebraciones. Incluso hay una leyenda en la que se dice que este plato se preparó por primera vez en la boda de la princesa Al-Buran con el califa abbasi Al-Ma’mün, hijo de Harum-al-Rasid, califa de Las Mil y Una Noches y que tomó su nombre por ella. Otros dicen que proviene del vocablo árabe al-baraniyya, que significa "cierto manjar", algo que tampoco va muy desencaminado... Pero yo me quedo con la primera versión, que mola más jajaja.


Los ingredientes los he mantenido tal cual, sólo hemos variado mínimamente alguna cantidad, como los pimientos, que los compré en tres colores y los quería poner todos jajaja. Hasta le he copiado lo del huevo estrellado encima, aunque la receta original de la alboronía no lo lleve, porque no pude resistirme a disfrutar de esa yema "pornográfica"... Cómo sabe Elena ¡cuándo rompes esa yema es lo más! Su sabor me pareció riquísimo, el toque del pimentón y el vinagre queda fenomenal y lo diferencia del típico pisto. Y no os olvidéis de servirlo calentito y con un buen trozo de pan, ¡yo no dejé ni las migas!


Elena, muchas gracias por habernos dejado entrar en tu cocina y disfrutar de este delicioso plato, estoy segura de que caerá más de una vez por casa.

25 de marzo de 2018

Tortitas integrales de chocolate - Reto #asaltablogs

¡Buenos días!

Ya hemos llegado al último domingo de marzo, la primavera no quiere entrar en escena y nos han quitado una horita de sueño que nos va a dejar unos cuantos días patas arriba (al menos a mí...) así que ¡menos mal que hoy tenemos el #asaltablogs!


Este mes tenía claro que quería hacer una receta dulce y, después de descubrir que nuestra víctima era Verónica, la mamá y bloguera que está detrás del blog Cocinando para mis cachorritos, sabía que me iba a encontrar un montón de recetas ¡y no solo dulces! Y eso, para el asaltablogs, es problemón porque sólo podemos llevarnos una... Bueno, más bien solo podemos enseñaros una, porque siempre nos llevamos unas cuantas bajo el brazo jejeje.

Así que os recomiendo que paséis por el blog de Verónica, sobre todo si tenéis peques en casa porque vais a encontrar un móntón de recetas para prepararlas con ellos, o si os gusta el pan casero, o si tenéis thermomix o... ¡ya veréis que tiene de todo! 


Durante la semana me di unas cuantas vueltas por su cocina. En cada una de ellas seleccioné varios bundt cakes y bizcochos y los dejé guardados para el fin de semana. El sábado por la mañana antes de desayunar me dio por volver a entrar para ver cuál de ellos hacía y descubrí que había nuevas recetas... Me puse a leer los títulos y de repente vi ¡tortitas de chocolate!

Y ya adivináis qué pasó al descubrirla antes de desayunar ¿verdad? ¡Correcto! El sábado por la mañana desayunamos unas ricas tortitas de chocolate jajajaja. No tengo remedio, no dudé ni un segundo y medio dormida salí disparada hacia la cocina para prepararlas.


Aunque en mi caso hice la versión reducida. Verónica las lleva a un nivel superior acompañándolas de nata montada y un sirope de chocolate casero que debe estar espectacular... pero claro, a esas horas aún tuve suerte de acertar con las medidas jajaja.

Mantuve la receta tal cual e incluso me atreví a hacerla con harina integral, que fue todo un acierto. Aunque para nuestro gusto les faltaba un poco de azúcar. Supongo que será porque en la receta original el dulzor se lo aportaba la nata y el sirope... Pero las acompañamos de miel y mermelada casera de fresas, que le dieron el punto de azúcar justo, y tuvimos un desayuno de lujo.


Aún así nos gustó mucho el sabor y la textura. Las hicimos un poco gorditas y parecían mini bizcochitos, vamos, que estaban ricas ricas. Yo creo que éstas las repetiré más de una vez porque me ha parecido una receta de tortitas bastante sana para desayunar o merendar.  

Muchas gracias por dejarnos pasar a tu cocina, Verónica, nos ha encantado hacerte una visita ;).

25 de febrero de 2018

Crema de cebolla a la cerveza - Reto #asaltablogs

¡Buenos días!

Ays, que ya se nos acaba febrero. Como se nota que es este mes es más cortito, yo casi ni me he enterado y ya estamos aquí trayéndoos una nueva receta para el asaltablogs.


El blog de la víctima de este mes lo conozco desde hace unos años y me encanta. Rebeca, es la periodista, bloguera y mamá 2.0 que está detrás del blog La Cocina de Rebeca, un blog lleno de ricos platos en los que se nota el cuidado y mimo que le pone a cada uno de ellos. Yo, siempre que lo visito, encuentro un montón de recetas deliciosas, con unos paso a paso muy bien explicados y unos cuanto trucos y consejos que siempre van la mar de bien ¡no os lo perdáis!


Así que, como es habitual y ya os imaginaréis, la selección fue ardua. Revisamos una y otra vez su cocina, y no hacíamos más que añadir más y más recetas a nuestra lista de deseos... Hasta que volvió esta ola de frío y casi podríamos decir que fue ella la que decidió por nosotros jeje.


Durante el penúltimo día sabía que tenía que salir de la cocina de Rebeca con una receta bajo el brazo porque me quedaba sin tiempo y, mientras revisaba mi lista de pendientes, esta crema de cebolla a la cerveza se coló entre ellas. Me pareció tan reconfortante, calentita y curiosa que me la llevé. Bueno, y las otras también, pero solo puedo mostraros y confesaros un robo ;).


Esta crema de cebolla es súper fácil de preparar y mientras la estás cocinando desprende un aroma espectacular, de esos que te hacen disfrutar antes de probarla. Y su sabor, pese a que puede parecer raro, es delicioso. La cebolla no es nada pesada y en cada cucharada primero notas un sutil tomillo y terminas con el toque de la cerveza ¡sorprendente! Si estáis buscando una crema diferente para salir de la monotonía de las típicas, tenéis que probarla.


Hemos mantenido los mismos ingredientes, haciendo mínimas variaciones, como añadir un poco más de caldo para que no quedase tan espesa o darle un toque de pimienta blanca.

Rebeca, muchísimas gracias por abrirnos tu cocina, ha sido un placer llevarnos esta deliciosa crema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...