domingo, 3 de agosto de 2014

Alitas de pollo con miel y sésamo

La receta que os traemos hoy más fácil no puede ser por que solo hay que colocarla en la bandeja y dejar que se horneen solitas.

Vale, ya sabemos que estamos en verano, que con solo oír la palabra horno a muchos nos sale un sarpullido y que la mayoría de días lo único que nos apetece es una simple ensalada fresquita o cualquier cosa que no requiera mucho esfuerzo... Pero también es verdad que pasar una semana prácticamente a base de ensaladas cansa, como me pasó a mi y te apetece comer algo más consistente... Aunque lo de que no requiera mucho esfuerzo lo seguimos manteniendo jejeje.

Sobre todo por que, como os hemos dicho antes, es de las que colocamos la bandeja en el horno y podemos salir corriendo a nuestro salón o terracita y olvidarnos de ella en una hora. No requiere que estemos pendientes del horno, de darles la vuelta, nada... solo unas pinceladas a la hora para darle un delicioso toque a miel y sésamo y listo. 


Os pueden apañar más de una cena o comida, os lo aseguramos. Además, tienen un sabor muy rico. No llegan a ser muy dulces por que les ponemos muy poca miel y el sésamo le da su peculiar sabor tostado... Una delicia... Eso sí, el sabor es un poco seco por lo que os aconsejamos que las acompañéis de una rica limonada o cerveza bien fría y una ensalada. O terminar la comida con unos trozos de piña, como hicimos nosotros ¡acabará siendo una comida de lujo!

Aprovechad que este verano está siendo un poco atípico y calor calor no está haciendo. Encended el horno solo una horita y media para preparar estas deliciosas alitas ¡no os arrepentiréis!


 Ingredientes (para dos personas)
  • 8 alitas de pollo
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • Un puñado de sésamo crudo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
 Preparación

Pon a precalentar el horno a 200ºC calor arriba y abajo.
 
Coloca las alitas en un bol, añade un poco de aceite y pimienta y mezcla todo con las manos hasta que estén bien cubiertas de aceite. 
 
En una bandeja para el horno vierte un buen chorro de aceite y extiéndelo por el fondo. Coloca las alitas un poco separadas entre sí para que se cocinen bien y mételas en el horno.


Para la salsa, añade en un bol dos cucharadas de miel, una pizca de sal y pimienta y un chorrito de aceite.


Remueve todo hasta que te quede una salsa homogénea y reserva.

Cuando haya pasado 1 hora, saca la bandeja del horno y con la ayuda de un pincel cubre bien cada alita con la salsa de miel.


A continuación cúbrelas con el sésamo y mételas en el horno media hora más.


Pasado este tiempo ya solo queda sacarlas del horno y servir :).

domingo, 20 de julio de 2014

Risotto con alcachofas, gambas y vieiras

Yo creía que era una persona a la que el arroz no le gustaba nada de nada, de las que cuando le ponían un plato de arroz delante lo miraba, no rechistaba por educación y se lo comía sin disfrutar mucho...
Pero he descubierto que el arroz ¡empieza a gustarme! Bueno, todo todo el arroz no, más bien el que me empieza a gustar es el risotto. Se me ocurrió pedirlo hace unas semanas en un restaurante, después de darle vueltas a la carta sin encontrar nada que me apeteciera... Mis ojos se toparon con uno que llevaba champiñones, calabacín, queso parmesano y salsa de trufa y me dio que eso tenía que estar rico... Y cuando lo probé ¡me supo a gloria! Y desde ese momento decidí que el risotto me encantaba.
Así que cuando mi cocinillas propuso preparar un risotto para usar el caldo de Aneto que habíamos recibido en nuestra caja Degustabox, los ojos me hicieron chiribitas y creo que hasta me marqué un bailecito para celebrarlo jajaja ¡iba a comer de nuevo risotto, siiiiiiiiii! Yo soy una negada con estas cosas, así que dejé a mi cocinillas que preparara la receta. Además, cuando alguien te prepara la comida sabe mejor que cuando la haces tú ¿verdad?
A pesar de que ahora os sonará a peloteo para que me lo vuelva a repetir, os aseguro que quedó espectacular. Un arroz súper meloso, la salsa en el punto justo y el sabor que le daba el marisco era riquísimo. Además, nos gustó mucho el haber incorporado las alcachofas ya que te ayudaban a rebajar y suavizar el sabor cuando te comías una. Este plato no os lo recomendaría, casi casi os obligaría a hacerlo por que está de vicio ¡de verdad de la buena! ;).  

 Ingredientes (para 4 personas)
  • 360 gr. de arroz
  • 150 gr. de vieiras congeladas
  • 150 gr. de gambas crudas congeladas
  • 150 gr. de alcachofas cortadas congeladas
  • 1 l. de caldo de pescado y marisco Aneto
  • 1 vaso pequeño de vino blanco
  • 75 gr- de mantequilla
  • 3 ajos
  • 1/2 cebolla
  • Queso parmesano al gusto
  • Sal Costa con yodo y ácido fólico y pimienta
  • Aceite de oliva
 Preparación

Pica la media cebolla y los ajos.

En una sartén a fuego medio y con un poco de aceite de oliva, rehoga las gambas, retíralas y en la misma sartén rehoga también las vieiras. Retíralas de la sartén y reserva.
En otra sartén más grande añade 1/3 de la mantequilla y un chorrito de aceite. Espera a que la mantequilla esté deshecha para añadir la cebolla y el ajo picado. Cuando la cebolla esté tierna y un poco dorada, añade la alcachofa cortada.
Remueve para que se mezcle todo y deja que se hagan unos minutos. Cuando las alcachofas comiencen a estar blandas, añade el vaso de vino y deja que se evapore el alcohol.   
Mientras, en un cazo aparte, calienta el caldo para tenerlo preparado ya que no lo podemos añadir frío.

Una vez que el vino se haya evaporado, añade el arroz. Será aproximadamente un cazo no muy lleno por persona (unos 60 gr.), así que en nuestro caso incluimos 360 gr. Remueve para que se mezcle bien con el resto de ingredientes y absorba el caldo durante unos minutos.
Seguidamente añade parte del caldo, un cazo por cada cada persona (en nuestro caso fueron 4 cazos) y ves removiendo para que el arroz siga absorbiendo el caldo.
A partir de aquí hay que ir añadiendo el caldo poco a poco, un par de cazos cada vez que el caldo se reduzca y sin dejar de remover con movimientos suaves y envolventes. 

Cuando te queden un par de cazos de calzo, añade las gambas y las vieiras que habías preparado al principio y salpimienta. Añade el resto de la mantequilla y, por último, ralla queso parmesano al gusto.
Añade el resto del caldo y sigue removiendo poco a poco hasta que el caldo se evapore y quede una salsa espesa. Rectifica de sal si hiciera falta.

Antes de servir puedes rallar un poco más de queso parmesano por encima.

 Caja Degustabox

Este mes recibimos nuestra última caja de Degustabox con 10 productos diferentes ¡cada vez la variedad de marcas es menor!

Os explicamos a continuación qué nos ha parecido cada producto.

Sal Costa con ajo, perejil y albahaca (2,89 €)
A nosotros nos encanta sazonar la carne y el pescado con distintas especias por que puedes preparar un mismo plato y darle un toque diferente cada vez. Así que esta mezcla ya preparada para moler encima del plato un poco de ajo, perejil y albahaca nos ha parecido genial. Le da un sabor muy rico y, aunque no lo sabes hasta que no lees los ingredientes o lo pruebas, contiene pimiento chile. Un pequeño fallo, por que no a todo el mundo le gusta el picante o te pones a leer los ingredientes si la etiqueta principal es tan explicativa....

Sal Costa Yodo + Ácido Fólico (0,89 €)
Poco hay que decir de este producto... es sal marina, sabe a sal y ¡es amarilla! El color amarillo se debe al ácido fólico, que según nos cuentan contribuye a la función tiroidea normal por su contenido de yodo. Y los folatos, contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario y en el proceso de división celular. La hemos usado en la comida y está bien, como cualquier otra sal, por que no hemos podido comprobar si nos ha ayudado en algo jeje ;). 

Bebida relajante Zenpure (1,35 €) 
No había oído hablar de esta marca y me pareció muy curioso que fuera una bebida relajante. Indican que está realizada con extractos 100% naturales, en este caso de té blanco, melisa, manzanilla y frutas, no indican cuales ni porcentaje de cada ingrediente, pero a mi me supo a piruleta, así que supongo que algo de cereza llevará... Además no contiene gas y han utilizado stevia para que sea bajo en calorías. La verdad, yo no me noté más relajada cuando me lo tomé, aunque también pudo ser por que el sabor se me hizo un poco pesado y tardé bastante en tomármela. Ha estado bien probarla, pero no creo que repitamos. 

Infusiones Fresh de Hornimans (1,99 € ud.)
Esto de poder preparar directamente una infusión con agua fría me ha encantado, sobre todo para los días en los que aprieta el calor y ya estás harta de beber agua. Nosotros recibimos dos de las tres variedades. Té verde con limón. Contiene: té verde (68%), lemongrass, corteza de limón (3%), aroma, edulcorante: glucósidos de steviol y extracto de té verde en gránulos. Es un poco suavecito y para una taza al final usamos dos filtros, pero han conseguido la medida justa para que tenga un sabor muy refrescante. Frutos rojos e hibisco. Contiene: hibisco, trozos de manzana, remolacha, cáscara de naranja, aroma, edulcorante: glucósidos de steviol, trozos de frambuesa (0,5%) y trozos de arándano (0,3%). Este es un poco más dulce que el anterior y menos refrescante, pero para de vez en cuando está bien. Todas las variedades vienen en paquetes de 15 filtros redondos, supuestamente especiales para agua fría, pero no sé por qué, la verdad jeje, y están edulcorados a base de stevia. 

Ensalada Isabel (1,86 €)
Nunca habíamos comprado estas ensaladas por que no me convencían lo más mínimo y, después de haber probado una, lo reafirmo: no me gustan nada. Nosotros recibimos la ensalada italiana a base de pasta, maíz, zanahoria, tomate y atún. La lata es fácil de abrir e incluye un tenedor para poder comértela en cualquier lado, la verdad es que lo encontré muy práctico. Abrimos la lata en una cena para poder probarla los dos y fuimos incapaces de terminárnosla. Tenía un sabor extraño y nada agradable, parecía alguna especia mezclada con el vinagre, pero no supimos adivinar cual. Decididamente esto no se lo recomendamos a nadie.

Pan tostado Tradicional y Pan Tostado Integral de Recondo (1 € ud.)
De nuevo hemos recibido dos paquetes de pan tostado de la marca Recondo. Como ya os comenté la vez anterior, es una marca que solemos comprar por que nos gusta su sabor. Esta vez recibimos otras dos variedades, el pan tostado normal, que ya conocíamos, y el integral con un 13% de fibra, que tiene un sabor muy bueno y no se hace nada pesado por que está en el punto justo de tostado. Además está riquísimo con un poco de margarina y mermelada casera para desayunar ;).

Capuccino de Nescafé (1 € ud)
Yo no soy muy cafetera, por lo que el capuccino, café latte y demás variados me encantan. Este de Nescafé ya lo había probado antes y, aunque prefiero uno de máquina bien hecho, para ser de sobre  no está nada mal. Tiene buen sabor y crea bastante espuma, así que puede servir para quitarte el antojo si te apetece un rico capuccino una tarde en casa, por que lo puedes preparar en un plis. Y remarco lo de un antojo, por que van tres sobres en la caja. Está muy bien por que así sale más barato, pero si quieres tomarlo habitualmente lo veo un engorro. Yo más de un día me quedaría sin jajaja.

Caldo para paella con sofrito de Aneto (6,70 €)
Este caldo de pescado y marisco con sofrito me ha sorprendido mucho por que ¡estaba muy rico y no sabía a polvos! (es decir, a ingredientes artificiales). Lo probamos mientras preparábamos el risotto, tenía un color anaranjado espectacular y un sabor a pescado y marisco muy rico, aunque con los ingredientes que lleva no es de extrañar. Para el caldo: agua, rape (32%), cebolla, zanahoria, apio, puerro, tomate, bacalao (2%), hinojo y sal marina. Y para el sofrito, que es un 20%: pescado de roca y marisco 31% (congrio, cabracho, cintas, cangrejo, mejillón y gamba), tomate, cebolla, aceite de oliva virgen, vino blanco, ajo, ñora, pimentón de la vera y azafrán. Vamos, que en casa no se nos hubiera ocurrido preparar un caldo así en la vida jajaja. Muy recomendable ya que puede sacar de un apuro más de una vez.

Chips de Maíz Lay's Artesanas (1,61 €)
Las chips que recibimos contenían sal, pimienta y un toque de ajo tostado y estaban muy ricas, tanto solas como para "dipear". Tienen un sabor a maíz muy marcado y han sabido combinarlo muy bien con la pimienta y el ajo por que le dan el toque justo sin que pique o tenga un sabor pesado. Los ingredientes que llevan son de lo más curioso: maíz, aceite de girasol alto oleico (20,2%), alubias negras deshidratadas, almidón de maíz, trigo sarraceno, semillas de mijo, arroz integral, sal (1,2%), especias (chile, pimienta negra (0,2%)), ajo tostado deshidratado (0,1%), antioxidante (extracto de romero).

Nutri-Grain galletas crujiente de cereales con chocolate de Kellog's (2,50 €)
Con estas galletas estoy en los dos extremos, no sé si realmente me gustan o no jajaja. Tienen un sabor muy rico a cereales y chocolate, vienen en paquetitos individuales (6 x caja) por lo que son ideales para llevártelas al trabajo, pero son muy densas y algo pesadas. Cuando llevaba la mitad de una de ellas ya me cansaba y al final la acababa comiendo en dos días... cosa que, por otro lado, no está mal, así duran más jajaja. Casi me dejo los ojos leyendo los ingredientes, pero no he podido ver bien cuáles son esos cereales integrales que lleva... Sé que contienen un 46% de avena integral, arroz inflado y malta de cebada y un montón de cosas más que casi ni entiendo.


Si te animas y quieres probar una de las cajas Degustabox puedes utilizar este código promocional LK5R0 cuando te registres en su página, y el precio final será de 9,99€ en vez de 14,99€ (gastos de envío incluidos). 

domingo, 13 de julio de 2014

Tarta de MIC con naranja, chocolate y fondant

Hoy os traigo una deliciosa y divertida tarta (¡sí, volvemos con un rico dulce!) que preparé para celebrar el cumpleaños de la hija de unos amigos, Laia.


Ya os habíamos hablado de esta pequeña hace un tiempo, cuando os mostramos los cupcakes que les regalamos a los papás cuando fuimos a conocerla... Pues esta semana ¡la pequeña Laia ya ha cumplido su primer añito! Ays, qué rápido pasa el tiempo... 


No quisimos perdernos la celebración de su primer cumpleaños y, como no podía ser de otra manera, quisimos encargarnos de prepararle una tarta de lo más divertida y rica. Le preguntamos a los papás sobre la temática de la tarta y, entre varias opciones apareció MIC, un muñeco de trapo que tiene su propio programa en TV3 y que está teniendo mucho éxito entre los peques.


Investigué por internet quien era este personaje infantil y, como lo vi tan gracioso, decidí que él tenía que ser el protagonista de la tarta acompañado de un montón de colores. El resultado gustó mucho a todos, pero sobre todo a la cumpleañera, que se lanzó a la tarta en cuanto la vio jeje, aunque todos estuvimos de acuerdo en que mi versión fue el MIC cincuentón, por que me salió con algún kilillo de más jajaja.



Si no queréis liaros con el fondant, os recomiendo que hagáis la versión simple con el bizcocho de naranja y el ganache de chocolate. Si, como a mi, os gusta esta combinación de sabores, esta tarta os encantará. El bizcocho tiene un suave aroma a naranja que, junto con el almíbar casero también de naranja, hace que sea irresistible no comerlo ¡qué rica que estaba!

 Ingredientes para el bizcocho (para un molde de 20 cm.)
  • 1 yogur natural
  • 1 vaso de yogur de aceite (125 ml)
  • 2 vasos de yogur de azúcar (250 gr.)
  • 3 vasos de yogur de harina (375 gr.)
  • 3 huevos grandes
  • 1 sobre de levadura (o 2 cucharillas)
  • 1 naranja
 Ingredientes para el relleno y almíbar
  • 200 ml. de nata 
  • 150 gr. de chocolate negro 52% cacao
  • 50 gr. de chocolate negro 64% cacao
  • 1 y 1/2 cucharada sopera de mantequilla
  • 60 gr. de azúcar
  • 60 ml. de agua
  • Ralladura de media naranja
 Preparación

Comenzamos con el bizcocho
Pon a precalentar el horno a 175ºC calor arriba y abajo. 
Lava muy bien la naranja y ralla toda la piel sin llegar a la parte blanca de dentro. Reserva.
En un bol o con la ayuda de una batidora eléctrica mezcla poco a poco todos los ingredientes, esperando a que se integren en la masa para añadir el siguiente. Da igual el orden, pero te recomiendo que vayas mezclando ingredientes líquidos y secos para que sea más fácil mezclarlos. Por último, añade la ralladura de la naranja.
Engrasa todos los lados del molde con mantequilla, espolvorea un poco de harina hasta que quede todo cubierto y añade la masa en el molde. Yo cubrí los laterales con papel de hornear para que quedara más liso.
Mételo en el horno unos 45 minutos, o hasta que pinches el bizcocho con un palillo y éste salga limpio.

Coloca el molde sobre una rejilla y deja que se enfríe unos 20 minutos. Pasado este tiempo, desmoldalo y deja que el bizcocho se enfríe por completo sobre la rejilla.
Si lo preparas con tiempo, te recomiendo que envuelvas el bizcocho en papel film y lo metas unas horas en la nevera para que la miga se asiente. Si no dispones de él, puedes preparar la tarta del tirón. 
Mientras se enfría el bizcocho podemos continuar preparando el almíbar con el que lo bañaremos.
En un cazo a fuego lento coloca el agua y el azúcar. Deja que hierva hasta que el azúcar se disuelva, añade la ralladura de media naranja, déjalo un par de minutos mientras remueves y retíralo del fuego.
Deja que se enfríe en el mismo cazo.

Para el relleno y la cobertura preparamos nuestro ganache de chocolate favorito.

Corta el chocolate a trozos y colócalo en un bol.

Vierte la nata en un cazo a fuego medio-alto y, justo cuando rompa a hervir, retírala del fuego. Vierte la nata caliente poco a poco sobre el chocolate y remueve con la ayuda de una espátula o cuchara de madera para que se deshaga. 
Cuando el chocolate se haya deshecho por completo y esté todo bien mezclado, añade la mantequilla y remueve hasta que se deshaga. 
Deja que se temple tapando el bol con papel film para que el chocolate no cree una costra. Si te ha quedado un poco líquido, puedes meterlo un rato en el frigorífico.

 Montaje de la tarta

Cuela el almíbar para quitarle los trocitos de la piel de naranja y reserva.

Corta en dos o tres partes iguales el bizcocho, según lo alto que te haya quedado.

Sobre la bandeja donde vayas a servir la tarta coloca un poquito de ganache para que el primer bizcocho no se mueva. Una vez lo hayas colocado, tapa con un poco de papel de hornear el resto de la bandeja para que no se manche con el chocolate.

Moja bien el bizcocho con el almíbar.
Añade el ganache de chocolate cubriendo toda la superficie del bizcocho. Si has partido el bizcocho en tres trozos, vuelve a mojar el siguiente bizcocho en almíbar y encima añade el ganache. Procura colocar la misma cantidad de relleno para que quede igual, para ello puedes ayudarte de unas cucharas medidoras o una cuchara para servir helados.

Una vez hayas colocado todos las capas de bizcocho, ya solo nos queda cubrir la tarta con el resto del ganache. Yo, como iba a cubrirla con fondant, al final solo le di una capa de ganache de chocolate, pero puedes darle un par de capas metiendo la tarta en el frigorífico 15 minutos entre ellas.
Así ya está riquísima y os la podéis comer tal cual, aunque si lo preferís podéis seguir y cubrirla... Pero como yo no domino el arte del fondant y hay un montón de tutoriales por internet de personas que sí saben, no os voy a explicar los pasos para cubrir la tarta o modelar a MIC por que lo hice según me iba inspirando jajaja. 
Y, para terminar, quería enseñaros como también la cumpleañera disfrutó muchísimo comiendo su trocito de la tarta ;).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...