domingo, 30 de agosto de 2015

Paté de berenjena o Baba ganoush

¡Hola a todos, ya estamos de vuelta! Como me he liado con agosto... Mi idea era cogerme unos días de descanso blogueril, que siempre vienen bien, pero se me fue de las manos ¡y al final se ha convertido en un mes!


Lo peor de todo es que no vuelvo con las pilas cargadas por que todavía no nos hemos ido de vacaciones (aunque ya nos queda muuuuuy poquito jejeje), pero es verdad que estos días de desconexión mentalmente me sientan fenomenal y hacen que vuelva con más ganas, como si fuera una vuelta al cole ;). Sí, yo era de las que le molaba volver al cole para ver a los amigos y estrenar estuche nuevo jajaja.

Y que mejor manera de volver que con una receta sana, rica y rápida, de las que te pueden salvar más de una cena cuando no te apetece liarte mucho en la cocina. Bueno, siempre que todo te salga bien...


Porque creo que parte de mi desconexión fue causada por esta receta... Sí, este sencillo paté de berenjenas hizo que mi mente y mi cuerpo me pidieran unas vacaciones por que su preparación no pudo estar más accidentada...

Comencé quemándome un dedo y encima de la forma más tonta. Fui a sacar la bandeja del horno y no sé cómo coloqué los paños pero acabé apoyando un dedo directamente sobre el asa de la bandeja ¡casi me cargo la comida! Menos mal que la encimera no está lejos del horno jajaja. Así que tras maldecir y gritar unos minutos me tocó dejar al cocinillas con todo y correr a la farmacia en busca de alguna crema para las quemaduras por que eso no dejaba de dolerme...

No era grave, y me lo corroboró la cara de la farmacéutica cuando me presenté con mi cara de pena, le enseñé el dedo y me dijo que con la crema en un par de días estaría bien, pero es que escocia taaaaanto... Soy un poco quejica, lo sé, pero por suerte casi nunca me he quemado cocinando y no estoy acostumbrada... ays :(.


Con crema puesta y dedo vendado, seguimos preparando la receta... Colocamos todo en el vaso de la picadora, hago la foto y cuando nos ponemos a triturar, nuestra picadora decide que ya no quiere trabajar más... Casi lloro ¡yo solo quiero comer un poco de paté de berenjenas! ¿Y ahora qué?

Pues a cambiar de bote y buscar otra manera de triturarlo. Casi me pongo a rezar a San Judas Tadeo por que esto se estaba convirtiendo en una causa imposible. Menos mal que con la batidora de brazo también quedó un paté fenomenal. Palabrita. Y si no os lo creéis mirar el resultado:


Así que si obviáis estos pasos (os lo recomiendo), os aseguro que no se tarda nada en prepararlo y está riquísimo. Además, puede ser un buen aperitivo si tienes invitados a casa por que lo puedes preparar con antelación y dejarlo en la nevera. El nuestro tiene un sabor bastante suave pero si lo quieres más fuerte puedes cambiar el pimentón dulce por el picante o añadir más ajo.

 Ingredientes
  • 2 berenjenas medianas
  • 3 cucharadas de Tahini (o sésamo para prepararlo)
  • 1 cucharada pequeña de comino en polvo
  • 1 diente de ajo
  • Zumo de 1/2 lima
  • Aceite de oliva
  • Agua 
  • Pimentón de la Vera dulce
  • Sal
 Preparación

Pon a precalentar el horno a 190ºC, calor arriba y abajo.

Lava bien las berenjenas, córtalas por la mitad a lo largo y colócalas sobre una bandeja para el horno con un chorro de aceite en el fondo. Haz unos cortes en forma de rejilla en la pulpa de la berenjena para que se ase mejor. Añade sal y un chorro de aceite sobre cada una.


Mételas en el horno unos 45 minutos o hasta que veas que las berenjenas están muy tiernas y la pulpa tiene un color oscuro. Deja que se templen.

Mientras se asan las berenjenas podemos continuar preparando la salsa Tahini. Nosotros seguimos las indicaciones de Javi Recetas, que lo explica fenomenal, pero os dejo los 4 pasos básicos a continuación.

Para tostar el sésamo, colócalo en una sartén amplia y dóralo a fuego medio-alto durante 5 minutos aproximadamente.


Deja que se enfríe, añádelo al vaso de la picadora eléctrica junto con una pizca de sal y un par de cucharadas de agua o aceite y pícalo hasta conseguir una pasta. Mientras lo vas picando puedes añadir más cucharadas de agua o aceite hasta conseguir la consistencia que más te guste. Reserva.

Una vez que se hayan templado las berenjenas separa la piel de la pulpa con la ayuda de una cuchara.


Añade la pulpa de la berenjena en el vaso de la picadora junto con un diente de ajo, una cucharada pequeña de comino en polvo, el zumo de media lima o limón y tres cucharadas de salsa Tahini.


Tritura todo hasta conseguir la textura de un puré espeso y homogéneo. Mételo en el frigorífico para que se enfríe hasta que lo vayas a consumir.

Antes de servir añade por encima  un poco de pimentón y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y acompáñalo con cualquier tipo de pan, pita, bastoncillos, nachos, etc. que más te guste.

domingo, 26 de julio de 2015

Cinnamon Rolls o Rollos de Canela - Reto #elasaltablogs

¡Buenos días! Hoy venimos a traeros la última receta de la temporada del reto El Asalta Blogs ¡qué rápido ha pasado!


Y como no podía ser de otra manera, teníamos que terminar a lo grande. Nuestro objetivo era robarle una deliciosa receta a la maestra de todos los asaltadores, la que ha sabido robar con más maestría y quedar en primer lugar... "casi ná" ¿verdad? Cuando lo vi hasta me temblaron las piernecillas de las medidas de seguridad que nos podríamos encontrar... Que fueron muchas, no voy a negároslo, pero como veis conseguimos superarlas todas.


Por que pese a ser la más fuerte, yo creo que Elvira dejó algún que otro huequillo para que nos coláramos en su cocina, Así se come en Granada. Si no no entiendo cómo pude llevarme esta rica receta con todo el descaro. Bueno, esta y unas cuantas más, por que tiene un montón de recetas y todas ellas riquísimas ¡no os las podéis perder!


Así que después de dar unas cuantas vueltas y cotillear algún que otro armario dimos con estos rollos de canela. ¡No nos lo podíamos creer! Era una de nuestras recetas pendientes que siempre, por una cosa o por otra, acabábamos por dejarla para más adelante... ¡y ya no teníamos excusa! Además, este fin de semana por aquí ha "refrescado" algún grado, así que encender el horno no parecía un suplicio tan grande como en otros días más calurosos... (ejem... esto es parte de nuestro autoconvencimiento...)


En fin, que estos rollos de canela nos han gustado aún más de lo que nos habíamos imaginado. Su aroma mientras lo preparas y horneas es espectacular y su sabor especiado... ¡uff, te transporta al séptimo cielo! Eso sí, es un poquito denso, no sabemos si por que me pasé un poco con la cocción o por la masa que elegí, que modifiqué un poco la receta de Elvira y seguí las indicaciones de mi Jamie y sus Swedish Sexy Bun (con ese nombre cualquier le dice que no... jeje).

Elvira, ha sido todo un placer robarte y descubrir deliciosas recetas ¡enhorabuena por ser la ganadora!

 Ingredientes
  • 2 huevos medianos 
  • 1 pizca de sal
  • 200 gr. de azúcar blanca
  • 50 gr. de mantequilla sin sal + un poco más para hornear
  • 820 gr. de harina (aprox.) + un poco más para espolvorear
  • 375 ml. de leche
  • 7 gr. de levadura fresca 
  • 20 semillas de cardamomo o 1 cucharada pequeña de cardamomo molido
  • 1 cucharada de azúcar moreno
 Ingredientes para el relleno
  • 200 gr. de azúcar moreno
  • 4 cucharadas soperas de canela en polvo
  • 20 gr. de mantequilla
  • 1 huevo
 Preparación

Calienta un poco la leche, añade la levadura fresca desmigada y remueve para que acabe de deshacerse. Reserva.

Si tienes las semillas de cardamomo, muélelas en un mortero y reserva.

Bate bien los dos huevos con una pizca de sal.  Añade el cardamomo molido y el azúcar blanco y bate para que se mezcle todo bien.

Derrite 50 gr. de mantequilla sin sal en el microondas (con 30 seg. será suficiente), añádela a la masa y mezcla.

Continúa añadiendo la leche con la levadura, remueve y añade la harina poco a poco. No eches toda la cantidad de golpe ya que según vaya la masa admitirá más o menos cantidad de harina. Una vez amasada, tienes que conseguir una masa uniforme, con un toque pegajoso, pero que no se quede enganchada en los dedos.

Tapa el bol con un trapo y déjala reposar 1 hora aproximádamente, hasta que doble su tamaño. Pasado este tiempo, enharina la superficie donde vayas a trabajar y estira la masa con la ayuda de un rodillo hasta conseguir un rectángulo.

Para el relleno, derrite 20 gr. de mantequilla en el microondas y, con la ayuda de un pincel, cubre toda la superficie de la masa.


En un bol mezcla el azúcar moreno con la canela y espárcelo por toda la superficie, apretando un poco para que se pegue bien a la masa y el relleno no se caiga.


Ya solo nos queda hacer un rollo con la masa....


Y cortarlo en rodajas más o menos anchas según lo grandes que los quieras. Yo las hice de unos 3 - 4 cm.


Si quieres que la parte de abajo también tenga un toque tostado, sobre el papel vegetal para hornear coloca unas pizcas de mantequilla y un poco de azúcar moreno. Coloca los rollitos encima y deja que reposen tapados unos 30 minutos, verás como aumentan su tamaño.

Pon a precalentar el horno a 180 ºC, calor arriba y abajo. Si quieres, puedes pintarlos con un huevo batido o un poco de leche para que se doren más fácilmente.


Hornea los rollitos durante 30 minutos aproximádamente, hasta que la superficie esté bien dorada.

Deja reposar para que se enfríen, si puedes... ¡y a disfrutar!

domingo, 19 de julio de 2015

Ensalada campera y Smoothie de nectarina y naranja

Hoy os traigo una receta de las que llamo salvavidas, por que es un plato que nos puede salvar alguna comida o cena cuando viene el calorazo y no queremos ni mirar la cocina.


Vale, hay que cocer un par de cosillas, pero es un detalle menor, por que no hace falta que estemos muy pendientes de ellas. Basta con poner las cazuelas, programar el temporizador y salir corriendo de la cocina, con él en la mano, claro... Por que si nos lo dejamos en la cocina (que soy una experta en hacerlo) no adelantamos mucho...

El resto es lavar las verduras con agua bien fresquita, que eso ahora da mucho gusto, y trocear cuatro cosillas. Así que además de rápida es muy nutritiva, ya que al no cocinar parte de los ingredientes conservamos todos sus nutrientes. Sobre todo si son productos de calidad, que esta ensalada la preparamos con las verduras de nuestro grupo de consumo ecológico y fue una delicia, con un sabor espectacular. Lástima que han tenido una plaga de topillos y no nos van a poder servir en un tiempo ¡les vamos a echar de menos! :(.


¿Ya te he convencido para que este verano te prepares un montón de veces esta ensalada campera? ¿No? Pues se me ocurren más cosas... Es un plato único, con lo que te evitas estar más tiempo en la cocina, es ideal para llevarla en la fiambrera al trabajo o cualquier excursión que tengas por que lo tienes ya todo cortadito, y no lleva salsas "peligrosas" con el calor... Y, como todas las ensaladas, la puedes adaptar a tus gustos cambiando una verdura por otra. Eso sí, la patata tiene que ser la base, si no ya nos vamos a otro tipo de ensaladas.

Nosotros, además, acompañamos esta ensalada campera con un zumo o smoothie (como se dice ahora) de nectarina y naranja súper fresquito, que os dejo también los ingredientes por si os apetece, y unas cerezas de postre. Vamos ¡conseguimos un menú de lo más veraniego! :).


Perdonadme por no tener fotos del paso a paso, pero este calor me fríe el cerebro y no caí en hacerlas... pero es muy facilita, no "sus preocupéis" ;).

 Ingredientes (para dos personas)
  • 2 patatas grandes
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 tomate grande
  • 1/2 cebolla
  • Un puñado de aceitunas negras
  • 2 huevos 
  • Bonito del norte en aceite de oliva
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
 Preparación

Lava bien las patatas y cuécelas en una olla con abundante agua y un poco de sal. Estarán listas cuando las pinches con un palillo y la patata no se quede enganchada a él. Retíralas del fuego, escurre el agua y deja que se templen.

Mientras se cuecen las patatas también podemos preparar los huevos duros en otra cazuela con abundante agua y una pizca de sal. La sal la añadimos para que nos ayude a quitar la cáscara con más facilidad. Una vez que hayan cocido unos 10 minutos aproximádamente, retíralos del fuego. Si los pones bajo el grifo con abundante agua fría y les das unos golpecitos, verás como la cáscara sale casi sola :).

Ya solo nos queda lavar bien el pimiento verde y el tomate, pelar la cebolla y las patatas cocidas y trocearlo todo, más o menos grande según te guste. 

Colócalo en una fuente o plato donde lo vayas a servir, añade el bonito bien escurrido, las aceitunas negras, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y salpimienta. Remueve para que todo se mezcle bien y, por último, añade el huevo duro troceado.


Y como es una receta tan facilita, os dejo también los ingredientes del zumo de nectarina y naranja. Es un zumo que está riquísimo además de que refresca un montón y aporta muchos nutrientes y vitaminas. Y lo mejor de todo, como ahora es la época de las nectarinas y están en su punto justo, lo más seguro es que no necesites añadir azúcar al zumo ¡más sano y natural no puede ser!


  Ingredientes para el smoothie (1,5 litros de zumo aprox.)
  • 3 naranjas
  • 3 nectarinas
  • 1 vaso grande de agua
  • Cubitos de hielo al gusto
Y para hacerlo tenemos que sacar el jugo de tres naranjas, lavar bien las nectarinas, quitarles el hueso central y cortarlas en trozos. Añádelo en una batidora de vaso (o licuadora) junto con el agua. Si lo quieres todavía más fresquito, añade los cubitos de hielo y pícalos en la batidora hasta que se deshagan.    
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...