9 de mayo de 2012

Red Velvet Cake

Esta tarta casi no la publico. Consiguió darme un buen disgusto y que el día de la madre lo pasara con un buen rebote. Imaginaos con que cara llegué a casa de mis suegros que se pensaron que mi mosqueo era con el cocinillas, pobres jajaja.
Claro que yo tampoco les dije que me había enfadado con la tarta que tenía entre mis manos por que, aunque no lo parezca, una más o menos sabe donde está el límite para seguir pareciendo una persona cuerda ante el resto del mundo... Pero lo que pasa por mi cabeza ya es otra cosa jajajaja.

En fin, que la magnífica y preciosa tarta red velvet que me tuvo toda la mañana trabajando decidió medio suicidarse al salir de casa, nada más pisar la calle. Y por una vez no fue culpa mía, ni me tropecé ni me caí, simplemente decidió que no quería ser una tarta normal. De repente noté como el bizcocho de arriba daba contra uno de mis dedos (por una vez meter el dedo en la tarta no fue algo malo! jaja y sí, todavía no tengo un porta tartas redondo...) y el relleno se desparramó... Cuando lo vi en la parada de autobús casi me pongo a llorar...

Aunque una pequeña parte de la culpa quizá sí que fue mía... Por que por pereza no hice el bizcocho el día anterior y no sé si dio tiempo a que se enfriara del todo... Y quizá eso hizo que el relleno se deshiciera un poco y el bizcocho de arriba saliera disparado... Pero vamos, podía haber durado un poquito más!!

Menos mal que una es previsora y ha aprendido a hacer unas fotos rapidillas antes de salir jajaja Conseguí montarlo más o menos cuando llegué a su casa, pero estaba tan enfadada que no quise hacerle una foto al corte... Al menos las rosas que preparé con fondant sí que aguantaron :).

Para el bizcocho seguí la receta de los red velvet cupcakes que preparé el año pasado por que nos encantaron, varié un poquito la crema de mascarpone y cogí la idea del blog Los cerezos en flor de cubrirla con coco rallado. Y estaba deliciosa. Si nunca habéis probado un red velvet no os lo tenéis que perder, creo que debería ser una de las tartas o cupcakes obligatorios por que su textura y sabor son espectaculares... Cuando le das el primer bocado entiendes perfectamente por qué se llama terciopelo... 

Y ya que la preparé para ese día, pues aprovecho para dedicársela a todas las mamás que pasáis por aquí y en especial a la mía :) y también a mi padre, mi tío y a la Popis, que cumplieron años hace poquitos días!!

 Ingredientes para el bizcocho
  • 250 gr. de harina para repostería
  • 2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado y sin azúcar
  • 112 gr. de margarina
  • 250 gr. de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharada pequeña de extracto de vainilla
  • 240 ml. de buttermilk (o 240 ml. de leche fría y 1 cucharada de zumo de limón)
  • 1/2 cucharada pequeña de sal
  • 1 cucharada pequeña de vinagre blanco
  • 1 cucharada pequeña de bicarbonato
  • Colorante rojo en gel "Red-Red" de Wilton
 Ingredientes para la crema y la decoración
  • 250 gr. de mascarpone
  • 200 gr. de queso de untar 
  • 200 ml. de nata
  • 75 gr. de azúcar glass
  • 1 cucharada pequeña de extracto de vainilla
  • Coco rallado
  • Colorante rojo en gel "Red-Red" de Wilton 
  • Rosas de fondant o sprinkles
 Preparación del bizcocho

Engrasa el molde que vayas a usar con un poco de mantequilla o margarina y harina y pon a precalentar el horno a 180 ºC.
 
Tamiza en un mismo bol la harina, el cacao en polvo y la sal y resérvalo.

Para preparar el buttermilk casero mezcla en un bol 240 ml. de leche fría y 1 cucharada de zumo de limón. Déjalo reposar unos 10 min. hasta que veas que se cuaja y ya estará listo el buttermilk.

Bate la margarina y el azúcar unos minutos a velocidad media hasta conseguir una mezcla cremosa.
Sin dejar de batir, añade los huevos de uno en uno, esperando a que se incorpore a la masa antes de echar el siguiente. La masa deberá quedar cremosa pero más líquida. Añade la vainilla.
Añade a la masa la mezcla de harina y cacao y el buttermilk que preparaste antes, alternándolas sin dejar de batir para que sea más fácil la mezcla. Es mejor comenzar y acabar con la harina, por lo que tendrás 3 tandas de harina y 2 de buttermilk.
Una vez que esté todo bien mezclado añade el colorante. Yo lo hice a ojo hasta que conseguí más o menos el tono que me gustaba, así que no puedo poner las cantidades...  
En un vaso vierte una cucharada de vinagre y añade el bicarbonato. Cuando empiece a burbujear añádelo a la masa anterior, remueve y rápidamente pasa la masa al molde.

Mételo en el horno como mínimo una media hora hasta que, cuando lo pinches con un palillo, éste salga limpio. Si tarda mucho no os preocupéis, mi horno tardó cerca de 1h y 15 minutos en hornear el bizcocho...
Una vez que esté hecho déjalo unos 15 minutos sobre una rejilla para que se temple. Pasado este tiempo, desmóldalo y deja que se enfríe por completo sobre la rejilla.

Cubre el bizcocho con papel film y déjalo reposar en el frigorífico mínimo una hora, aunque lo ideal es dejarlo de un día para otro, ya que el bizcocho se compacta más y luego es más fácil cortarlo. 

 Preparación del relleno


Con la batidora, bate el mascarpone junto con el queso en crema a velocidad media para que se mezclen bien. Añade la vainilla y el azúcar glass y sigue batiendo hasta que la masa esté esponjosa. Resérvalo.

En otro bol monta la nata. Con mi nueva Kitchen Aid lo hice en un momentito, pero si no tienes una batidora de ese estilo en esta receta puedes ver como prepararla con una de brazo. 

Añade la nata montada al bol del queso y el mascarpone poco a poco y en varias tandas, mezclándolo de forma envolvente para que la nata no se baje. Déjalo reposar en la nevera unos 15 minutos.


 Ya solo queda montar la tarta...

En un bote añade el coco rallado con un poco de colorante rojo y remueve. Ves añadiendo colorante hasta que tenga el tono que más te guste.

Corta el bizcocho en 2 capas (o tres si te gusta con más relleno).

Coloca la primera capa sobre el plato o stand donde lo vayas a servir. Con unos trocitos de papel para hornear cubre el resto del plato para que no se manche.

Sobre el primer bizcocho extiende una generosa capa de relleno y cúbrelo con la otra parte del bizcocho.

Con la ayuda de un pincel limpia los restos de migas que hayan podido quedar sueltas.

Cubre la tarta con el resto de la crema y espolvorea el coco rallado hasta cubrirla por completo.
Para terminar puedes acabar decorándola con unas flores de fondant o cualquier otro adorno de azúcar que más te guste :).


8 comentarios:

  1. Últimamente he visto mucha gente que se ha puesto a hacer este pastel, lo hice hace mucho y no recuerdo bien. Habrá que volver a hacerlo y probar de nuevo, creo que me puede gustar mucho!!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Con lo bonita que te salió y lo buena que tiene que estar!!! pues si que es mala pata que se te rompiera antes de llegar a casa de tus suegros... a mi me pasa y de da algo!!
    Bss

    ResponderEliminar
  3. mmmmm.... pues tiene una pinta estupenda y seguro que aunque un poco desmontada el sabor no cambiaba y estaba riquísima!

    ResponderEliminar
  4. Te quedó genial!!!! me encanta esta tarta, es una de mis preferidas. Un decoración muy bonita. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Te quedo impresionante, tenía que estar bien rica. La pena que se te rompiera un poco después del esfuerzo y la ilusión con que se preparan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. HOla
    ¡¡menos mal que hiciste las fotos!! A veces el día que tenemos que preparar algo para alguien es el que más contratiempos encontramos, que rabia da.
    Es una de mis recetras pendientes y creo que de próximamente no pasa, que ya está bien
    besos

    ResponderEliminar
  7. Pues menos mal que la has publicado, al menos compartiremos el resultado, que se ve exquisito.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...