25 de octubre de 2013

Mini Tarta Dobos - CWK

Hoy me asomo por vuestra pantallas con una nueva receta dulce ¡y encima repito trayendo otra tarta! Os aseguro que este mes tengo a mis michelines felices. ¡Qué digo felices!, con tanto dulce ¡están pletóricos!
Y de nuevo tengo otra excusa. La culpa de que haya preparado esta receta no es mía, si no de los retos de Whole Kitchen, que ya no me lo podía saltar... ¿cuela?

Si os soy sincera, cuando leí el nombre de tarta Dobos no me atrajo mucho pero cuando vi el contenido supe que tenía que hacerla sí o sí: bizcocho finito, mucho chocolate y un toque de toffee ¿qué más se le puede pedir a una tarta? Que no engorde, ya lo sé, pero eso lo tenemos difícil...

Luego leí la preparación de la tarta y casi me desmayo. No os voy a mentir, es una tarta con una preparación muy entretenida, de las que necesitas algunas horas por que cuenta con bastantes pasos, pero por suerte ninguno es difícil. Así que si os animáis con ella y leéis la receta, coged aire por que os va a llevar un buen rato.
Por si queréis conocer un poquito más sobre esta tarta de origen húngaro que hoy es todo un clásico en este país, se llama Dobos por que su inventor fue un reputado pastelero húngaro llamado Jozsef Dobos. Después de algún que otro viaje a Francia descubrió la crema de mantequilla y, tras varios experimentos, decidió usarla como relleno para una tarta.
En la Exposición Nacional de Budapest en 1885 presentó una tarta formada por 6 capas de bizcocho alternadas con crema de mantequilla de chocolate y coronada con caramelo glaseado y parece ser que gustó mucho y llamó la atención, ya que hasta entonces solo rellenaban las tartas con cremas pasteleras con base de huevo o con natas montadas.
La fama de la tarta se extendió por toda Europa e incluso Francisco José y Sissi se deleitaban con ella, pero su receta fue secreta hasta 1906, año en el que el pastelero se jubiló y decidió darla a la Asociación de Pasteleros y Panaderos de Budapest para que pudieran prepararla y como no, variarla.
Nosotros no nos hemos podido resistir y hemos metido nuestras variaciones. La crema de mantequilla no nos va mucho, así que en su lugar hemos preparado un delicioso ganache de chocolate negro un poquito fuerte y para el bizcocho decidí preparar un bizcocho genovés, que tenía muchas ganas de probarlo y no me apetecía hornear 6 bizcochos para preparar la tarta.  
Pese a que le haya llamado mini tarta por que tiene un diámetro de unos 11 cm. no os penséis que es de tamaño individual o para dos ¡han salido 8 raciones sin problemas! Creo que el ganache me quedó bastante consistente y se aleja un poco de la suavidad que tiene la tarta original... Pero mi versión no la cambiaría por nada del mundo ;).  

Whole Kitchen, en su propuesta dulce para el mes de octubre, nos invita a preparar: Dobos Torte.
  Ingredientes para el bizcocho genovés
  • 4 huevos
  • 120 gr. de azúcar
  • 120 gr. de harina
  • 1/2 cucharada pequeña de extracto de vainilla
  • 1 pizca de sal
 Ingredientes para el relleno y la cobertura
  • 250 gr. de chocolate negro 64% de cacao
  • 130 ml. de nata
  • 60 gr. de mantequilla sin azúcar
  • 2 cucharadas soperas de azúcar glass
 Ingredientes para la salsa de toffee
  • 75 gr. de azúcar
  • 22 ml. de agua
  • 60 ml. de nata
  • 30 gr. de mantequilla
 Preparación

Separa las yemas de las claras.

Corta una hoja de papel vegetal para hornear con el tamaño de la bandeja del horno. Para que se quede pegado y no te cree arrugas puedes untar un poco de mantequilla en las esquinas y el centro de la bandeja y pegar el papel encima bien estirado. Reserva.

Pon a precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Bate las yemas con el azúcar durante 5-10 minutos hasta que blanquee y se convierta en una masa uniforme. 
Añade el extracto de vainilla y la harina poco a poco sin dejar de batir para que se mezcle bien. Tras unos minutos el color será más amarillento y la consistencia de la masa más espesa. Reserva.
Ahora bate las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Para que estén bien consistentes te recomiendo que las batas como mínimo unos 10 minutos, a velocidad alta si lo haces con una batidora eléctrica.
Por último mezcla las claras a punto de nieve con la masa que preparaste antes con mucho cuidado, despacio y, sobre todo, usando movimientos envolventes para que las claras no se bajen. La masa pasará a tener una consistencia parecida a un mousse.

Una vez que lo hayas mezclado bien extiende la masa por toda la superficie de la bandeja del horno. Con la ayuda de una espátula procura que quede nivelada y lisa.  
Métela en el horno entre 10-15 minutos, hasta que veas que tiene un tono dorado. No la dejes mucho tiempo más ya que, al ser un bizcocho tan fino, se quedará muy seco y se romperá con facilidad.
Coloca otra hoja para hornear o un trapo limpio sobre una rejilla, coge la plancha de bizcocho y dale la vuelta para que el bizcocho quede sobre la nueva hoja de papel de hornear. Quítale el papel sobre el que se había horneado y deja que se enfríe el bizcocho. 

Mientras se enfría puedes preparar el relleno y la cobertura de ganache de chocolate. 

Derrite el chocolate negro en el microondas durante un par de minutos más o menos, parándolo cada 20-30 segundos para remover y controlar que el chocolate no se queme. Reserva.

Vierte la nata en un cazo y cuando rompa a hervir retírala del fuego. Mezcla la nata caliente poco a poco con el chocolate y remueve con la ayuda de una espátula. Añade la mantequilla fría cortada a tacos y remueve hasta que se deshaga.

Cubre el bol con papel film, haciendo que toque la ganache para que no se forme una costra y déjalo reposar en la nevera una media hora para que no esté muy líquido. 

Una vez preparado el relleno podemos comenzar a cortar las piezas para montar nuestra tarta. Yo usé un cortador de 10,5 cm. de diámetro ya que era perfecto para cortar las seis láminas que necesitaba. Si usáis uno más grande quizá necesitéis preparar alguna plancha más de bizcocho. Tápalas para que no se sequen y reserva.
¡Venga, que ya queda poco!

Por si acaso, tened mucho cuidado mientras preparáis el toffee, no deja de ser una salsa de caramelo y sus quemaduras son de lo peorcito. Así que por favor, este punto con mucho tiento, sin niños y nada de probar a ver cómo sabe!!!

Ahora sí, vamos a por la cobertura de toffee que lleva en la parte superior. Para ello extiende en una sartén el azúcar y sobre ella vierte el agua. Pon la sartén a fuego lento y cuando el azúcar se disuelva sube a fuego medio.

Punto muy importante, no remuevas hasta que empiece a burbujear y tenga un tono dorado. Si no puedes resistirte (como yo) solo hazlo muy de vez en cuando para asegurarte de que no se pega o incluso moviendo (con mucho cuidado) un poco la sartén bastará.
Si lo remueves todo el rato el agua se evaporará y te quedará una piedra de azúcar, palabrita. A mi me costó un par de intentos llegar a esta conclusión jajajaja.

Cuando ya tenga un tono de caramelo retíralo del fuego y añade poco a poco la nata y la mantequilla. Vuelve a poner la sartén a fuego flojo hasta que se evapore un poco más el líquido y te quede una salsa más espesa y homogénea. Retira del fuego para que se temple.  
¡Ya solo nos quedan montar la tarta!

Reserva una de las láminas de bizcocho para ponerlas en la parte superior y parte del relleno para cubrir la tarta.

Con el resto deberás intercalar bizcocho y relleno hasta que no te quede ninguna de las láminas de bizcocho y en la parte superior tengas chocolate (recuerda que has guardado una para ponerla encima).
Si quieres que luego te queden todas las líneas del relleno iguales utiliza un medidor u otro utensilio que te ayude a poner siempre la misma cantidad de relleno. Una vez que acabes con todas las capas, revisa que no esté torcido y mételo en el frigorífico unos minutos para que el relleno se endurezca un poco.

Coge la lámina de bizcocho que reservaste y vierte sobre ella la salsa de toffee dejando que caiga por los bordes. Con un cuchillo bien afilado marca ocho porciones y mételo un rato en el frigorífico. Cuando veas que el caramelo está más sólido con la ayuda de un cuchillo afilado quita la parte sobrante y vuelve a marcar los cortes. Reserva.
Cubre los laterales de la tarta con el resto de chocolate. Yo le di dos capas, dejando reposar la tarta unos 10 minutos dentro del frigorífico entre cada una. 

Por último, coloca la última capa con el caramelo encima. Puedes decorar el centro con un poco de chocolate del relleno y la ayuda de una manga pastelera.   

13 comentarios:

  1. Que lujazo, que buena pinta huuuuu.Besoss

    ResponderEliminar
  2. Ummmmmm yo estoy segura de que no engorda, las cosas tan bonitas no pueden engordar. Me envías un trocito y lo comprobamos?
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hace unos meses vi cómo preparaban esta tarta en el canal Viajar, en un reportaje sobre Hungría, y me gustó mucho.
    En cuanto he visto la foto de los cortes de arriba (y también porque recordaba un nombre similar), me he imaginado que era lo que habías preparado :)

    Tiene pintaza!!!! Me encantan las tartas pequeñas, aunque no sean individuales, jajajaja

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya, yo también he decidido hacer esta tarta en versión mini! Aunque a mí no me ha quedado tan estupenda como la tuya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Madre mía. Que pinta !!! Es tremenda. Te ha quedado de lujo. Me encanta. Un beso muy grande y feliz domingo

    ResponderEliminar
  6. No había oído hablar nunca de esta tarta,y debe ser deliciosa, además la presentación te ha quedado magnífica, que a veces con tantas capas no se logra. Un beso

    ResponderEliminar
  7. ¡que pinta más buena! A ver si un día la probamos ;) Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Que delicia de tarta, si parece laboriosa pero el resultado es espectacular, bonita y rica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Vaya pedazo de tarta!!!
    Te ha quedado fantástica.
    Un saludo:)

    Kui_Netes

    ResponderEliminar
  10. Madre mia que pedazo de tarta más buena mmmm tiene que estar de vicio mmmmm babeo solo con verla
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que delicia, se hace la boca agua sólo con ver las imágenes.

    ResponderEliminar
  12. Te ha quedado de lujo. Y la opción de preparar un bizcocho genovés y cortarlo para ahorrar tiempo me parece genial.
    Besos!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...