1 de marzo de 2015

Tarta de galletas y crema de queso

¡Hola a todos!

Ya estamos de vuelta tras un pequeño descanso... No nos hemos ido de vacaciones ni nada por el estilo (ojalá) si no más bien hemos pasado por unas semanas no muy buenas y mi mente me pedía un respiro. La abuela del cocinillas nos dejó de repente y fueron unos días tristes... Y esta vez, ante el estrés del momento, me dio por la costura en vez de la repostería... cosa que de vez en cuando agradezco, ¡por que si no no hay manera de mantener a raya a mis michelines!
Así que por ese motivo he desaparecido tantos días, estaba liada entre telas e hilos haciendo neceseres, bolsos y demás cachivaches jajaja. Pero hoy, con este día casi primaveral, parece que la energía ha vuelto. El primer día que puedes abrir todas las ventanas de la casa y disfrutar de una brisa especial que anuncia que la primavera se acerca es casi mágico ¿verdad? A mi me activa un montón, al menos hasta que aparece la astenia primaveral :P.

Bueno, la receta que os traigo hoy está más que rica. La preparé para el cumpleaños del cocinillas tras un tira y afloja sobre la tarta que le apetecía para celebrarlo. Ya sé que pensaréis que el cumpleañero es el que tiene que decidirlo, pero es que él quería una tarta de san marcos y yo probar otra del libro "Home Sweet Home" de The Hummingbird Bakery... Así que me senté a su lado con el libro, le dije que lo revisáramos juntos y que si no encontraba ninguna que le gustara, le prepararía la suya.
¿Quizá jugué con un poco ventaja, no? ¿quién va a decir que no a sus tartas? jajaja. Pues tras mirar el libro, casualmente... ejem... eligió una que me apetecía mucho probar por que tenía una pinta espectacular, la tarta de galletas y cookies. Al final hice varias modificaciones sobre la receta original, sobre todo cambiar los ingredientes de la crema por que me fue imposible encontrar mascarpone y rebajar la cantidad de azúcar. Si llego a poner el kilo que añaden en el frosting estoy segura de que habríamos muerto por sobredosis de azúcar glass... Y tuve el gran fallo de no sacar la mantequilla con suficiente tiempo, así que no se deshizo lo suficiente en el frosting, pero con los invitados a punto de llegar la tuve que usar tal cual salió...

Pese a que parece pesada y densa, es una tarta muy suave y entra como si nada. A mi me encantó la combinación de los trozos de galleta en el bizcocho con el frosting, nunca me imaginé que quedaría tan rico. Y todos los invitados cuando la probaron la consideraron una de las mejores tartas que han probado... Ahí lo dejo ;).

 Ingredientes para el bizcocho
  • 110 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 280 gr. de azúcar
  • 320 gr. de harina
  • 4 cucharadas pequeñas de levadura
  • 1 cucharada pequeña de sal
  • 320 ml. de buttermilk (o 320 ml. de leche y 3 cucharadas de zumo de limón)
  • 4 huevos medianos
  • 135 gr. de galletas con chocolate, las nuestras fueron estilo "Chips Ahoy"
  • Un chorrito de Amaretto
 Ingredientes para el frosting
  • 100 gr. de azúcar glass (aprox.)
  • 200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 gr. de crème frâiche
  • 300 gr. de queso de untar 
  • Unas galletas para decorar
 Preparación

Si no tienes buttermilk puedes prepararlo en casa mezclando la leche a temperatura ambiente con zumo de limón o vinagre. Remueve bien para que se mezcle y déjalo reposar mientras preparas el resto de los ingredientes. En unos 10 minutos verás que comienza a cuajar.

Pon a precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo. Engrasa con un poco de mantequilla y harina el molde o los moldes que vayas a usar para que el bizcocho no se pegue. Yo utilicé un único molde de 21 cm. de diámetro x 15 cm. de alto.

Con la ayuda de una batidora, mezcla la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar hasta que se mezcle bien y te quede una masa homogénea. Continúa añadiendo poco a poco el resto de ingredientes "secos" (harina, sal y levadura) hasta que la masa tenga una consistencia parecida a la arena. 
En otro bol, bate a mano los huevos y mézclalos con el buttermilk. Con la batidora a velocidad media, añádelo muy poco a poco a la mezcla anterior de ingredientes secos y bátelo hasta conseguir una masa suave y esponjosa. Si hiciera falta, para la batidora de vez en cuando y separa la masa de los bordes con la ayuda de una espátula.
Trocea las galletas en trozos más o menos pequeños, añádelos a la masa y mézclalo a mano.
Si vas a usar varios moldes, divide la masa en partes iguales y vértela en los moldes. Mételos en el horno durante 30 - 35 minutos aproximadamente o hasta que el bizcocho esté dorado y si lo pinchas con un palillo éste salga limpio. Si lo vas a hornear en un único molde, tardará aproximadamente una hora.

Una vez que el bizcocho está horneado, deja que se enfríe por completo sobre una rejilla sin sacarlo de su molde. Si vas a continuar con la tarta al día siguiente, puedes envolver el bizcocho en papel film y meterlo en la nevera. Esto también hará que la miga se haga más firme.

Para preparar el frosting, comenzamos mezclando la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass con la ayuda de una batidora a velocidad baja. Es muy importante que la mantequilla esté pomada, si no no se deshará bien y te quedará pequeños trocitos como a mi. Continuamos añadiendo poco a poco la crème fraîche y luego el queso de untar. Cuando esté todo bien mezclado aumentar la velocidad al máximo y batir hasta que sea una crema esponjosa y suave.

Ahora ya solo nos queda montar la tarta. Si tienes un bizcocho alto, hay que cortarlo en dos o tres trozos iguales. Colocamos el primer bizcocho sobre la bandeja y cubrimos los trozos que quedan al descubierto con un poco de papel para cocinar, así evitaremos que se manche.

Si queréis podéis mojar los bizcochos con un poco de licor Amaretto como yo o con un almíbar, aunque no es muy necesario ya que el bizcocho es bastante esponjoso. Colocamos unas 3 ó 4 cucharadas de crema sobre el bizcocho y lo extendemos uniformemente hasta llegar a los bordes. 
Repetimos estos pasos hasta que nos quedemos sin bizcochos.

Ya solo queda cubrir la tarta con el resto de la crema y decorarla a tu gusto. En nuestro caso rodeamos la base con mini galletas y en la parte superior pusimos unas cuantas troceadas.

12 comentarios:

  1. Para algunos cocinar es un placer, para otros una obligación.. el caso es que al final has vuelto y por todo lo alto! dale unos ánimos al cocinillas.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa!!! Tiene que estar riquísima, me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues has vuelto con las pilas cargaditas!!

    Es normal, estas cosas siempre suponen un pequeño parón en muchas cosas, poquito a poco, ¿no?

    La tarta tiene una pinta estupenda.
    A mí me pasa con mi novio como a ti con el cocinillas, que cuando le doy a elegir no elige lo que espero, sino algo más 'soso', cuando tú quieres probar algo nuevo, algo espectacular o cosas así, jajajaja

    La tarta tiene muy buena pinta, habrá que probarla :)
    ¿El mascarpone (por saber cómo era :P) es lo que has cambiado por crème fraîche?

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula,

      Pues sí, tras el parón vamos cogiendo de nuevo el ritmo, que luego si desapareces mucho tiempo te entra el mono ;).

      Cambié el mascarpone por la crème fraîche y el queso crema, más que nada por que fue lo que encontré jajaja. En la receta original aparecía 500g de mascarpone y algo más de mantequilla, 320g. y un porrón más de azúcar.

      Besos

      Eliminar
    2. Claro que sí, son rachas, y sobre todo cuando pasa algo inesperado, o duro aunque esperado.

      Ok, pues oído cocina, por si me da por usar el mascarpone. El azúcar lo dejo como está, que sé que hay recetas que parece que las patrocina la Azucarera, porque llevan más del que necesita el paladar :P

      Un besito y muchas gracias, guapa, que me había apuntado la receta, y quedaba pendiente del añadido jajajajaja

      Eliminar
    3. Oye, ahora que caigo. ¿Te imaginas esta tarta con algo de Bailey's?

      PD: No me mires mal, esto no es una corrección, es una sugerencia/idea

      Eliminar
  4. Lo siento por la pérdida... estos trances siempre son duros.
    Visto así, la costura y la cocina son complementarias: anchar costuras, ajustar costuras, hacer bizcochos... en fin esas cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana. Y tienes toda la razón, al final es cualquier cosa que nos mantenga la mente y las manos ocupadas :)

      Eliminar
  5. me fascina las tortas, creo que encontre lo que buscaba, estare siguiendola siempre con las recetas. gracias.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...