25 de octubre de 2011

Brioche de yogur y vainilla - CWK

Whole Kitchen, en su Propuesta Dulce para el mes de octubre, nos invita a preparar un bollo clásico francés: un brioche.

Otro mes, otra propuesta y otro reto que casi acaba conmigo... Y os preguntaréis ¿un simple brioche? Pues sí, este brioche que veis tan mono en la foto (ahora estoy muy orgulllosa de él jeje) casi acaba en la basura...

Por una vez fui previsora y, viendo los tiempos de levado, se me ocurrió ponerme a prepararlo el sábado por la noche y así tener un rico desayuno casero el domingo, incluso compramos chocolate para acompañarlo... Seguí todos los pasos en la preparación de la masa que elegí (que tampoco es muy complicado), el Brioche de yogur con vainilla de Tengo un horno y sé cómo usarlo. Y llegó la hora de los levados. Preparé la masa para dejarla reposar el primer levado y, al pasar 1 hora, me encontré que aquello estaba igual a como lo había dejado. Pensé, bueno, dale media horita más... volví, y estaba igual... Otra media hora... y mi cocinillas decía que había subido un poco, pero yo lo veía igual...

Hice un repaso mental de todos los pasos y no me había olvidado nada, así que primero pensé en tirarlo por que a veces, simplemente, las masas no salen... Pero me enfadé (no me gusta nada tirar la comida!), me puse a revisar recetas y volví a la que Whole Kitchen nos había propuesto. Entonces leí que el segundo levado consistía en "refrigérelo durante varias horas (pero no más de 24)". Ya era tarde y quería irme a la cama, así que me dije, de perdidos al río... Lo metí en el frigorífico durante toda la noche y por la mañana, nada más abrir los ojos, fui corriendo a mirarlo ¡y había subido! En fin, al final solo tardó 8 horas...
Superó la prueba de fuego (nunca mejor dicho) cuando lo metí en el horno y vi que subía y se doraba. Tendríais que haber visto mi cara de felicidad, no para de mirarlo, casi parecía que me habían regalado una Kitchen Aid jajajaja. 

Lo único que se me ocurrió para que me pasara esto fue que no utilicé harina de fuerza, pero no sé si será un motivo suficiente como para que la masa no suba. En fin, aunque paséis todas estas penurias, merece la pena prepararlo. Tiene un sabor muy rico y suave, ideal para acompañarlo de cualquier cosa en el desayuno o la merienda.

 Ingredientes
  •  50 ml. de leche semidesnatada tibia
  • 10 gr. de levadura fresca
  • 75 gr. de yogur natural (el mío era azucarado)
  • 2 huevos
  • 50 gr. de azúcar
  • 30 gr. de mantequilla
  • 10 gotas de aroma de vainilla
  • 3 gr. de sal
  • 350 gr. de harina
  • 1 huevo para pintar
 Preparación

Aunque para preparar este brioche yo usé una amasadora eléctrica, como cualquier otra masa se puede preparar a mano, siguiendo los mismos pasos y con bastante fuerza en los brazos ;).

Disuelve la levadura en la leche tibia y reserva.

Añade todos los ingredientes en el bol excepto la harina, para ir añadiéndola poco a poco mientras amasas y así facilitar que no se creen grumos. Cuando la masa adquiera consistencia y sea homogénea (después de unos 10 minutos amasando), déjala reposar en un bol ligeramente untado con aceite y tapado con un trapo húmedo hasta que, en teoría, doble su volumen.

A mi, tras 2 horas en reposo, solo aumentó un poquitín, así que como os expliqué cambié un poco el levado que proponía Tengo un horno... Dale una par de vueltas a la masa con la mano para rebajarla y sacarle un poco el aire y métela en el frigorífico unas horas o durante toda la noche, pero nunca más de 24 horas. De esta manera debería doblar su tamaño.

Pon a precalentar el horno a 180ºC.

Amasa un par de veces la masa suavemente para ablandarla un poco, córtala en 7 partes iguales y dales una forma redondeada. Engrasa el molde con mantequilla o aceite y harina y coloca seis bolas de masa en círculo y una en el centro para darle la forma de flor.

Pinta la parte superior de los bollos con cuidado con un huevo batido y mételo en el horno unos 30 - 40 minutos, hasta que la parte superior esté bien dorada.

Si tienes mucha fuerza de voluntad, déjalo enfriar sobre una rejilla, pero templado está riquísimo jeje.

9 comentarios:

  1. ¡Qué esponjosito te ha quedado!Menos mal que no lo tiraste. Sí usé harina de fuerza pero por intuición. ¿A qué huele muy bien la cocina? Besos.

    ResponderEliminar
  2. que rico y blandito se ve !!!! un lujo para los desayunos mmmmmmmm. besos

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de brioche !!
    LA forma, el color, y esa combinación de yogur y vainilla debe estar delicioso.
    Un besito y suerte en el concurso

    ResponderEliminar
  4. Fuera lo que fuera, el aspecto que tiene (incluso por dentro, que es donde se ve todo) es estupendo, así que si no fuera por lo que nos has contado, nadie lo hubiera sospechado!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Guau vaya si subió!!Está precioso, perfecto y buenísimo no?
    Me gusta mucho como te ha quedado, me encatna la forma, y que esponjoso se ve, ya me imagino la cara de sorpresa al abrir el frigo
    besos

    ResponderEliminar
  6. Me flipa ir desmenbrando el pan, es como sexy! Se ve deliciosa esta flor de brioche :D

    ResponderEliminar
  7. Pues para estar casi apunto de tirarlo se ve delicioso. Te ha quedado precioso

    ResponderEliminar
  8. Oye, guapa... qué rico, eh????? la verdad es que ni idea de por qué las masas a veces no suben, quizá sí que tuvo que ver la harina... ni flowers! jejejeje.
    Qué tal pasaste la castañada?
    Besos!!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Leo y agradezco cada uno de ellos ya que gracias a vuestras palabras consigo aprender un poquito más.

Si prefieres un e-mail, también puedes escribirme a elrecetariodeladyhalcon@gmail.com

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...